Tragedia en la apertura

Foto : D.R.
La primera fase de una partida de Ajedrez, la Apertura, hace mucho tiempo que dejó de ser un inicio donde bastaba ajustarse a desarrollar y coordinar las piezas.

La primera fase de una partida de Ajedrez, la Apertura, hace mucho tiempo que dejó de ser un inicio donde bastaba ajustarse a desarrollar y coordinar las piezas; con tanto jugarse una y otra variante durante muchos años, y luego que la computación incorporarse al juego poderosos programas analizadores, las alternativas se diversificaron y profundizaron, enriquecidas con nuevas ideas que retan a la imaginación y fuerzan al competidor de torneos a conocer y dominar un vasto y complejo universo. Aquí pretender ser original es casi una hazaña, un propósito que con frecuencia concluye en tragedia.                                                                      

(Nota aclaratoria: en los datos sobre los fragmentos de partida incluidos, los números que aparecen antes de los nombres de los oponentes indican cuál fue el resultado final de la partida y cuántas jugadas duró)

Magnus Carlsen Chess Tour Finals (1.1), 09.08.2020                                            Blancas Daniil Dubov (2770)                                                                                  Negras: Hikaru Nakamura (2829)                                                                          [E21] Apertura: Peón Dama, defensa Nimzoindia – variante 4.Cf3

1.d4 f6 2.c4 e6 3.c3 b4 4.f3                                                                           

Esta es una jugada flexible contra la defensa Nimzoindia, porque mantiene vigentes diferentes desarrollos.

4.g5 ocurre más tarde en esta partida, pero ahora mismo se denomina variante Leningrado, la famosa ciudad de la Rusia soviética que luego recuperó su antiguo nombre de San Petersburgo.

4...0–0

4...d5 pasaría al Gambito Dama Rehusado, defensa Ragozin.

5.g5

Ahora son posibles las jugadas: 5.f4 no tan jugada; 5.g3 para el fianchetto de f1; 5.c2; y 5.b3 que defienden a c3, atacando también ésta última a b4; 5.e3 que lleva el juego a la clásica variante de Rubinstein.

5...c5

Un contrajuego habitual que ataca el centro pero a la vez da salida a la Dama por la diagonal a5–d8, veamos otras jugadas: 5...h6 6.h4 g5 una reacción decidida sobre g5, tiene en su contra que debilita el flanco Rey (ahora la variante 6...c5 7.c1 puede llevar a la posición del juego principal).

A) 7.g3 e4 (incide sobre c3) 8.c2 f5 9.e3 b6 es una posición bonita para las negras, pero mejor para las blancas...veamos dos continuaciones:

A1) 10.d2!? con amenazas sobre e4 10...b7 11.dxe4 xe4 12.d2 xc3 13.bxc3 (13.xc3!? f4 14.f3±) 13...b7 14.f3 d6 15.h4 g7 16.d3 d7 17.0–0–0± con ventaja dado el debilitado flanco Rey de las negras y la pareja de Alfiles: 1–0 (36), Indjic,A (2622)-Goluch,P (2413), Lisboa POR 2020.

A2) 10.0–0–0!? creando amenazas sobre e4

A2a) 10...xc3!? es ahora interesante 11.bxc3 entonces son alternativas:

A2a1) 11...e7!? 12.b2² c6 13.d3 (era de considerar 13.d2!) 13...a5!? 14.xe4? (14.e5!² daba a las blancas ventaja 14...xg3 15.hxg3 g7 16.h5²) 14...xc4+ 15.a1 fxe4 16.xe4 b7!? (16...h7!? era de considerar y las negras estarían bien en la posición resultante) 17.d3 (17.g6+ g7 18.d3 b5=; 17.xb7?? a3–+ ganando; 17.d5 b5=) 17...b5= y las negras están bien: 0–1 (48) Lisko,F (2311)-Aulin Jansson,J (2242), Rogaska Slatina SLO 2011.

A2a2) o bien 11...b7 12.d2² que también es un poco mejor para las blancas.

A2b) 10...b7

A2b1) 11.xe4! (ahora era bueno ejecutar esta amenaza) 11...xe4 12.d3± con ventaja (pero también 12.e2!± es de considerar, no cambia piezas y puede llevar en un futuro la dama a h5)

A2b2) 11.d2 se jugó en una partida.

A2b21) 11...xc3 12.bxc3 d6!? (12...e7 13.f3±) 13.f3±

A2b22) 11...d5?! fue la secuencia.

A2b221) 12.cxd5!? era fuerte.

A2b2211) 12...xc3 ahora sigue 13.xe4 b4 (13...fxe4 14.xe4 f6 15.bxc3 exd5 16.c2+–) 14.f3 fxe4 15.dxe6 e7 (15...exf3?? 16.g6+ h8 17.d3+–) 16.fxe4+– con una masa central de peones formidable, no se puede 16...xe6?? 17.c4+-

A2b2212) 12...exd5  13.dxe4 fxe4 (13...dxe4?? 14.b3++–) 14.xe4± (14.f3!±)

A2b222) 12.f3 continuó en la partida  12...xc3 13.bxc3 d6 14.d3± y pese que las blancas han tenido mejores jugadas, ahora también están mejor: 0–1 (40) Brunner,N (2428)-Hutois,M (2261), Europe-Chess Internet 2020)

B) 7.xg5!? revolucionaria fue esta jugada el pasado año 7...hxg5 8.xg5 e7?! (parece mejor 8...d5!? controlando el centro) 9.e4 (9.e3!? para mantener la diagonal b1–h7 abierta) 9...h7 (9...d6!) 10.h6± y las blancas están mejor.

B1) 10...d6 11.h4!± (no es bueno 11.g4+? g5 12.h4? f5!µ) 11...e5 12.dxe5 (12.d5±) 12...dxe5 13.h5±

B2) 10...f6? así fue esta corta partida 11.e5 g5 12.xf8 xf8 13.h4+– h6 14.d3+– f5 15.g4! fxg4 16.xg4+ h8 17.xh7 xh7 18.e4 g7 19.g1 d5 20.f6+ xf6 21.g6+, 1–0 (21), Moiseenko,A (2620) -Lemos, D (2180), chess.com Internet 2020.

6.c1

Veamos otras dos continuaciones posibles:

6.d5 jugada por los mismos adversarios también en este torneo.

A) 6...exd5 7.cxd5 h6 8.h4 g5 9.g3 e4 (9...e8!?) 10.d2 f5 (10...xc3 11.bxc3 xc3 12.c1° con buena compensación por el peón) 11.dxe4 fxe4 12.e3 (12.h4±) 12...f6 13.c2 d6 14.h4 f5 15.hxg5 hxg5 16.0–0–0± con evidente ventaja de las blancas: 1–0 (25), Indjic, A (2618) -Aditya,M (2438), lichess.org Internet 2020;

B) 6...h6 7.h4 xc3+ 8.bxc3 d6 9.e3 e5 10.c2 e4 11.d2 g5 12.g3 f5= con igualdad aproximada: 1–0 (57), Johansson,L (2476)-Tari,A (2634), Oslo NOR 2020 (12...e7!?)

C) 6...d6 7.e3 exd5 8.cxd5 bd7 9.d3 h6 10.h4 a5 (10...b6!?) 11.0–0 xc3 12.bxc3 xc3 13.e4 (13.c1!?; 13.g3!?) 13...e8 14.e1 b5 (14...h5!?) 15.c1 (15.a4!?) 15...a3 16.b1?! (16.e5!?) 16...g4 (16...b4!?) 17.d2 (17.d4!?) 17...b6 18.h3 e5³ 19.h5 bc4 (19...d7µ) 20.b3 (20.xc4!? xc4 21.f4) 20...a5 21.c3? (21.f4!?) 21...b4!–+ 22.ec1 g6 (22...a4!) 23.f6 un recurso desesperado pero Dubov ya estaba mal (23.g3 a4–+) 23...a4! (más fuerte que 23...gxf6 24.xh6 con cierto contrajuego) 24.g3 e5!? (24...ce5–+ 25.f4 g4–+ también era fuerte) 25.xe5 cxe5–+ con ventaja decisiva: 0–1 (47), Dubov,D (2699) -Nakamura, H (2736), chess24.com Internet 2020.

También se ha jugado la evidente 6.e3 defendiendo con firmeza d4, veamos ejemplos:

A) 6...h6 7.h4 cxd4 8.exd4 a5 9.xf6 (9.d3!?) 9...xc3+ 10.bxc3 xc3+ 11.d2 gxf6 12.d5 f5 13.e2 a6 14.0–0 c5° 15.b3 e4 16.d3 d6 (16...g7!?; 16...b6!?) 17.xe4 fxe4 18.g4+ g7 19.xe4 y las blancas están un poquito mejor: 1–0 (41), Zubov,A (2589)-Bocharov,D (2524), chess.com Internet 2020

B) 6...cxd4 7.exd4 d5

B1) 8.c1 h6 9.h4 dxc4 (9...c6!?) 10.xc4 b6 11.0–0 b7 12.e2 e7 13.xf6 (13.fd1!?; 13.e5!?) 13...xf6 14.fd1 e8 15.e4 c6 16.a6 xa6 17.xa6 b4 18.a4 d5=: 1/2–1/2 (50), Yu Yangyi (2709)-Xiong,J (2709), chess.com Internet 2020.

B2) 8.cxd5 exd5 9.e2 h6 10.xf6 xf6 11.0–0 xc3 (11...d6!?=) 12.bxc3 c6 13.d2 e6=: 1/2–1/2 (54), Carlsen,M (2863) -Grischuk,A (2777), chess24.com Internet 2020.

6...h6

Las negras pueden obviar esta jugada y hacer directo 6...cxd4 veamos un ejemplo 7.xd4 y ahora existe la opción:

A) 7...b6!? tenemos un ejemplo: 8.e3 a6 (8...b7 9.db5!²) 9.d3 (9.f3!±) 9...b7 10.b1 (10.0–0!²) 10...h6 (10...xg2!? 11.g1 b7 12.h6 g6°) 11.h4 c6 (ahora está más debil el enroque negro para jugar 11...xg2? 12.g1 b7 13.e2!+– con fortísimo ataque) 12.0–0 (12.xc6!? xc6 13.0–0) 12...e5 13.b3 (13.a3!) 13...e7 14.fd1²: 1–0 (53), Kopylov,M (2457)-Parligras,M (2586), Hamburgo GER 2009.

B) 7...d5 (y la misma jugada sin h6) 8.cxd5 xd5 9.xf6 gxf6

B1) 10.a3! puede ser ahora lo más fuerte 10...xc3+ 11.xc3 d8 (11...d7!?) 12.d3 a5+ 13.b4 b6 14.e3 a5? (14...d7) 15.xe6+– (más fuerte era aún 15.f5! xd3 16.g4+ f8 17.g7+ e8 18.g8+ d7 19.xf7+ c6 20.e7+ c7 21.d5++–) 15...xe6 (15...xd3?? 16.g4+ h8 17.g7++) 16.xd8++–: 1–0 (51), Kacheishvili,G (2599)-Gerzhoy,L (2496), Philadelphia USA 2011.

B2) 10.e3 d8 (10...xa2 11.d3 xb2 12.0–0÷ es poco claro, por ejemplo 12...xc3 13.b1 d2 14.g4+ h8 15.fd1 a2 16.h4 f5 17.f6+ g8 18.g5+ h8 19.f6+= pero existen otras muchas variantes, se puede afirmar que con su ataque las blancas compensan el material; 10...e5 11.db5²) 11.a3 xc3+ 12.xc3 c6 13.g4+ f8 14.c4 d6 15.0–0 xd4 16.exd4 xd4=: 0–1 (78), Bernadskiy,V (2629) -Le Quang Liem (2709), chess.com Internet 2020.

7.h4 cxd4

Veamos alternativas a este cambio:

7...g5 8.g3 e4 9.e3 cxd4 (9...f5!?) 10.xd4 c6 11.d3 xc3+ (11...xg3 12.hxg3 g7 13.b1±) 12.bxc3 xg3 13.hxg3 g7 14.h5± con ventaja.

7...d5 8.cxd5

A) 8...g5 9.g3 xd5 10.a3 (10.d2!? xd4 11.e3 d8 12.a3 a5 13.e2 c6 14.h4‚ con peligroso ataque) 10...xc3+ (10...cxd4 11.xd4²) 11.bxc3! (11.xc3 e4=) 11...cxd4 12.xd4 (12.cxd4!?) 12...f5 (12...e4!?) 13.e5!² bd7?! 14.f3! xe5 15.xe5 d7 16.g3±: 1/2–1/2 (28), Barsov,A (2460)-Begmuratov,A (2323), Tashkent UZB 2016.

B) 8...exd5!? 9.dxc5 g5 10.g3 e4 11.e3 a5 12.d3 c6 (12... xc3 13.bxc3 xc3+ 14. f1²) 13.0-0 xc3 14.bxc3 g4 15.c2 xf3 (15...xg3 16.hxg3 xc5 17.b1²) 16.gxf3 xg3 17.hxg3 xc5 18.b1 b6 19.b5 d6 20.d1±: 1-0 (47), Roktim,B (2360)-Ramesh,R (2483), Calcuta 2007.

C) 8...xd5 (recordemos que esta posición es la misma ya analizada sin h6, es decir, con el peón negro en h7) 9.xf6 gxf6 10.e3 (10.a3!²) 10...xa2!? ahora la Dama blanca no puede pasar tan rápido al flanco Rey 11.c2 d7 (11...a5!?) 12.d2 (12.d3!?) 12...xc3 (12...a5!?) 13.bxc3 (13.xc3!?) 13...d5 14.b2?! (14.d3!) 14...cxd4 15.cxd4 c6? (15...c6!³ y las negras estaban muy bien) 16.b5!± con ventaja: 1–0 (35), Bernadskiy,V (2629) -Putnam,L (2075), chess.com Internet 2020.

8.xd4 d5

No se ha jugado al parecer, pero es de considerar 8...e5!? 9.db5 d5! 10.xf6 (10.cxd5 g5 11.g3 a6 12.a3 xd5= y las negras estarían bien) 10...xf6 11.cxd5 a6 12.a3 f5° con cierta compensación por el peón; también se ha jugado para defender b5 8...a6 veamos el ejemplo: 9.e3 c6 10.e2 (10.d3!?) 10...e7 (10...e5!?) 11.0–0 d6 12.g3 d7 13.b3²: 1–0 (22), Valsecchi, A (2491) -Blohberger,F (2467), Forni di Sopra ITA 2020.

9.cxd5 g5

La jugada intermedia, veamos un antiguo juego donde se jugó 9...exd5 10.e3 c6 11.e2 e8 12.0–0 g5 13.g3 xc3 14.xc6!? bxc6 15.xc3 d7 16.f3!± controlando e4 con ventaja evidente: ½–½ (41), Byrne, R-Wexler,B, Leipzig 1960.

También tenemos 9...xd5 10.xf6 (este es el problema de no hacer g5, la estructura de peones negros queda debilitada y desaparece la opción e4) 10...gxf6

A) 11.e3

A1) En una partida del pasado año se jugó 11...c6 12.g4+ g5 13.xg5+ hxg5 (13...fxg5=) 14.xc6 bxc6 15.c4 f5 16.e2 b7 17.a4 e7 18.hd1 fd8 con equilibrio: 1–0 (52), Smirnov,P (2544)-Dudin, G (2380), lichess.org Internet 2020.

A2) 11....xa2!= aunque diferente por la presencia de d4 blanco y h6 de las negras, esta posición tiene semejanza con otras vistas en análisis anteriores de este juego, aquí puede hacerse esta jugada y las negras no están peores.

B) 11.a3! (evita xa2 como en un ejemplo anterior)

B1) 11...c6 12.xc6 xc3+ 13.xc3 xd1+ (13...bxc6 14.c1!±) 14.xd1 bxc6 15.e3 (15.c2! es más flexible; 15.xc6 b8 16.c1 b7 17.c3 fc8° con compensación) 15...d8+ 16.c1 b7 17.e2± con un final ventajoso: 1–0 (36), Ipatov,A (2619)-Saduakassova,D (2407), Doha QAT 2015.

B2) 11...xc3+ 12.xc3 d8 (12...d7!?) 13.d2! (13.d3 llevaría a un juego que citamos antes: Kacheishvili,G (2599) -Gerzhoy,L (2496) Philadelphia USA 2011; pero con la jugada h6, precisamente la última jugada blanca pretende capturar este peón) 13...h7 14.c2+?! (era fuerte ahora 14.h3! g5 15.f4!± con ventaja) 14...f5 15.e3 d7 16.e2 c6= y las negras están bien: 0–1 (51), Amartuvshin,G (2158) -Batchuluun,T (2522), Dadal MGL 2017.

10.g3 xd5

Después de 10...♘xd5

Una novedad en la posición, fruto de la inspiración o del análisis; veamos ejemplos de alto nivel con la habitual 10...xd5

A) Ahora si 11.a3 xc3+ 12.xc3 e5= parece lo mejor (12...e4!?) b3 (13.f3?! xd1+ 14.xd1 c6 15.xe5 xe5 16.xe5 e4³ y las negras están muy bien) 13...xd1+ 14.xd1 e4 15.d3 f5= al menos con equilibrio.

B) 11.e3 sin dudas es lo más adecuado

B1) 11...e4!? se empleó en el siguiente juego: 12.d3 (12.f3!) 12...xc3+ (12...e5!?) 13.bxc3 d7 14.xe4 xe4 15.0–0 b6 16.b5 (16.e2!?) 16...c5 17.d6 g6 18.f3 a6 19.c4 ad8= con un equilibrio aproximado: 1–0 (36), Gelfand,B (2734)-Inarkiev,E (2730), Magas RUS 2016.

B2) 11...xa2 es lo que más se encuentra en la práctica magistral, veamos los ejemplos:

B2a) 12.d3 la jugada más alegre 12...xb2 13.0–0 xc3

B2a1) 14.c2 con esta jugada se han desarrollado varias partidas: 14...b4 15.b5 son jugadas comunes a todas ellas:

B2a11) 15...e5! lo más jugado 16.xc3 c6 las negras se ven firmes a la vez que con dinamismo 17.f4 g4 18.c2

B2a111) 18...exf4 19.exf4 ac8 20.c4 (20.fxg5! d4 21.f2±) 20...c5+ 21.h1 f5 22.d3 (22.d6!?) 22...d7 23.fxg5 b4 24.f2 xd3 25.xf6 xb5 26.gxh6 f2+ 27.xf2 (27.xf2!±) 27...b1+ 28.f1 g6 29.xc8 xc8 30.e7 e6=, 1/2–1/2 (60) Topalov,V (2747)-Ding Liren (2797), Wenzhou CHN 2018.

B2a112) 18....d5 19.c4

B2a1121) 19...e6!? 20.b1 e7 (20...xe3! 21.c1 e7 22.xe3 exf4=) 21.xd5 xd5 22.fxe5 xe5° y aunque las blancas aún tienen iniciativa las negras pueden defenderse: 1–0 (38), Xiong,J (2691)-Santos Ruiz,M (2567), Biel SUI 2019.

B2a1122) 19...xc3?? 20.g6+ h8 21.xh6+ g8 22.xg5++–

B2a1123) 19....ad8 20.fxg5 (20.fxe5!?) 20...hxg5 (20...h5!?) 21.xd5 xd5 22.c4 d1 (22...xb5? 23.xg4+–) 23.f5 xc4 24.xg5+ h8 25.h4

B2a11231) 25...d2!= era la jugada que obligaba a las blancas a dar jaque perpetuo 26.h6+ g8

B2a112311) 27.f6? pierde ahora 27...xg2+ 28.xg2 e4+ 29.f2 (29.g3 g6+–+

B2a112312) 27.g5+=

B2a11232) 25....f5? un error que se jugó en la partida  26.h6+ g8 27.g6+ h8 28.f6+ xf6 29.xf6+ g8 30.g6+ h8 31.xf5+– ganando: 1–0 (36), Chatalbashev,B (2518)-Roberson,P (2429), Bridgend WLS 2019.

B2a12) 15...d8 es una continuación diferente, he aquí un ejemplo: 16.h7+ xh7 17.xd8

B2a121) 17...xb5! era adecuado en este momento 18.xc3 c6 (18...bd7!?) 19.xf6 f5=

B2a122) 17....c6? fue jugado en la partida  18.d3+ e4 19.xc3+– con buena ventaja: 1–0 (33), Sivuk,V (2588) -Medarde Santiago,L (2254), Lorca ESP 2019.

B2a2) 14.b5

B2a21) 14...d5 15.c2 b3 16.xc3 xc3 (16...b4 17.d6 xc2 18.e4°) 17.h5° lleva a estas posiciones complejas de compensación dinámica.

B2a22) 14...a5

B2a221) 15.b1 era lo correcto en esta variante y también lleva a posiciones compensadas 15...d2 (15...a2 16.a1 d5 17.xa5°) 16.xd2 xd2 17.c7 c6 18.xa8 e5°

B2a222) 15.d6? fue lo que sucedió en la partida  15...c6 16.c2 (16.b1 d2 17.b3 b4!–+ con buena ventaja) 16...b3 17.c4 a4 18.xf8 xf8–+ y las negras se defienden con éxito, con dos piezas menores y dos peones por la Torre, el juego continuó 19.f4 g4 20.d6+ g7 21.cc1 b4 22.d3 d2 23.fd1 xd3 24.xd3 b6 25.f2 d5 y pocas jugadas después las blancas abandonaron: 0–1 (29), Sethuraman,S (2644)-Karjakin,S (2752), chess.com Internet 2020.

B2b) 12.c2?! una defensa de b2 apenas vista en la práctica 12...a5 (12...d5!?) 13.d3?! (13.b3!?; 13.h4!?) 13...e5! 14.de2: 0–1 (52), Gasanov, E (2481)-Kazhgaleyev,M (2569), Moscú RUS 2019 y ahora 14...c6µ garantizaba a las negras una clara ventaja.

B2c) 12.c2 es la más frecuente alternativa que defiende b2 y tiene dos respuestas de las negras:

B2c1) 12...d5!?= 13.h4 xc3 con los ejemplos:

B2c11) 14.hxg5!? un inesperado desafío 14...a4+ 15.d1 xb2 16.xb2 xb2+ 17.c2 hxg5 18.xb2 e7 (18...c6!?)

B2c111) 19.d3 d7 20.h6 f6 21.c7 (21.ch1 g7=) 21...d8 22.c1 f6 23.c7 d8 24.c1: 1/2–1/2 (24), Nechaeva,M (2410)-Kovanova,B (2369), Yaroslavl RUS 2018.

B2c112) 19.e5 f6 20.g3 c6 21.xc6 bxc6 22.xc6: ½–½ (38), Brunner,N (2462)-Leko, P (2709), Alemania 2017, y ahora con 22...e5!² las negras estaban algo mejor.

B2c12) 14.bxc3 es la jugada evidente  14...xc2 15.xc2 e7 16.hxg5 hxg5 17.f4!?° y las blancas compensan con su mejor desarrollo e iniciativa el peón de menos: ½–½ (38), Sevian,S (2654)-Narayanan,S (2611), Douglas ENG 2019.

B2c2) 12...xc3+ más ambicioso  13.xc3 (13.bxc3?! xc2 14.xc2 a6= es una buena posición para las negras) 13...e4 14.c2 a5+ 15.e2 xg3+ 16.hxg3 g7 17.f4! y se llega a esta aguda posición.

B2c21) ahora con 17...d7?! se jugó esta interesante partida 18.b4! veamos primero no capturar este peón.

B2c211) 18...d5

B2c2111) 19.b2!? es de considerar 19...f6 20.c5 d6 (20...e4 21.fxg5 e5 22.gxh6+ h8 23.h4 g4+ 24.f3 a6÷ con defensa) 21.d2!± con ventaja.

B2c2112) 19.f2! pero esta simple jugada es más fuerte.

B2c21121) 19...c8 20.b2 e5 (20...xc1?? 21.f5+ g6 22.e7+ h7 23.xh6+ xh6 24.h8#) 21.d1!+–

B2c21122) 19...c6 20.d1+–

B2c212) 18...d8 otra opción de no captura tal vez mejor 19.b2 e5! (19...f6?? 20.fxg5 hxg5 21.f5+! exf5 22.h7+!+–) 20.f3²

B2c213) 18...xb4 estamos en la partida 19.fxg5 c8? un error que recibirá una enérgica respuesta (necesario era 19...c6!? 20.gxh6+ h8„ con contrajuego, en medio de esta posición aún compleja) 20.gxh6+ h8 21.xc8+!+– xc8 22.xc8+ h7 23.f3+– con decisiva ventaja, las negras están presas: 1–0 (33), Carlsen,M (2863)-So, W (2770), chess24.com Internet 2020.

B2c22) 17...c6!= pero esta jugada parece lo mejor para las negras, tenemos un juego 18.xc6 bxc6 19.f2 (19.xc6?? a6+–+ ganando) 19...d8 20.d1 xd1 21.xd1 f5= las negras están bien: ½–½ (38), Nepomniachtchi,I (2784) -Leko,P (2663), chess24.com Internet 2020.

10...exd5 11.e3 c6 (11...e4 12.d3²) 12.xc6 (12.e2²) 12...bxc6 13.d3² son variantes siempre algo favorables para las blancas que no tienen debilidades.

11.e3 a5

Otras dos jugadas tendrían cierta lógica en esta posición, no hallé ejemplos de la práctica pero veamos alguna posibles variantes:  11...f5!? deja pendiente un posible f4

A) 12.h4 f4÷ 13.d3 d7 14.h2²

B) 12.a3!? xc3+ (12...xc3?! 13.h5! d5+ 14.axb4 f6 15.d6 d8 16.h4±) 13.bxc3 e7²

C) 12.xb8!? xb8 13.c4²

11...e5!? 12.xe5 a5 y a cambio de un peón e5 está ahora en potencial peligro, a la vez que c8 ha ampliado opciones en su diagonal 13.b3 (13.db5 c6 14.xd5 e6 15.d2 xe5 16.a3 xc3 17.xc3 xc3+ 18.xc3²) 13...xc3 14.bxc3 xc3+ 15.xc3 xe5 16.h4±

12.d3 d8

Veamos opciones a esta jugada 12...xc3?! 13.bxc3 xc3+ 14.f1+– las negras tienen muchos problemas; interesante era 12...e5!? 13.db5 (13.xe5? xc3 14.bxc3 xc3+ 15.f1 xe5 16.xc3 c6³ y las negras están muy bien) 13...c6 14.0–0± pese a que las blancas están mejor; 12...f5?! 13.h4! f4 14.h5+– con un ataque ganador.

13.0–0±

Después de 13.0–0±

Con jugadas muy simples Dubov tiene gran ventaja; el débil flanco Rey y el atraso en el desarrollo del flanco Dama son aspectos que pesan en contra de Nakamura.

13...xc3?

13...f8!? se veía mejor para aguantar...

14.h5!+–

Después de 14.♕h5!+–

Una fuerte intermedia que hace crítica la posición de las negras. 14.bxc3 f8± aunque es claramente preferible a las blancas, sería una posición de más resistencia.

14...f8

Había que defender h6. 14...d5 15.xh6 f5 16.xc8+– xc8 17.xe6+– (17.xe6++–);

14....g7 15.bxc3 a3 16.f4! f8 (16...xc1 17.fxg5 xe3+ 18.h1+–) 19.b1+–

15.xc3

Ahora además, esta Torre está viva en la columna c.

15....e5?

Pierde fácil, pero es difícil hacer recomendaciones para las negras porque las blancas tienen ventaja en todo el tablero, veamos algunas variantes: 15...d5

A) 16.b5

A1) (16...c6 17.c7 xa2 (17...d7 18.xa8 g7 19.e4+–) 18.f4+– (18.xa8 xb2 19.c2 b3 20.e4+–)

A2) 16....a6 17.d1+– amenaza Ah7+

B) 16.f4!?+– también es interesante 16...gxf4 17.g4+ g5 18.xf4 e5 (18...c6 19.xc6 bxc6 20.f3+–) 19.xc8 exf4 20.xg5+ hxg5 21.xd8+– fxg3 22.hxg3+–

Otra alternativa sería 15...c6 16.xc6! bxc6 17.xc6 d5 18.xd8 xd8 19.d1+–

A) 19...d7 20.h7+! xh7 (20...h8 21.e4+–) 21.xf7+ g7 22.xd7 f8 23.e5+–

B) 19...e7 20.e4 b7 21.d6+–

16.c4!

Simple y fino remate.

16...c7

16.... d7 17.g6+ g7 18.f5+–

17.xe5!+–

Después de 17.♗xe5!+–

Abandonan las negras.

17...xe5 (17...d6 18.xd6 xd6 19.g6+ f8 20.xf7+–) 18.xf7+ h8 19.g8++

1–0

Todas las partidas se encuentran en este artículo.

Gerardo Lebredo Zarragoitia                                                                          Maestro Internacional de Ajedrez.                                                                       


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento