En el estilo de Kasparov

Garri Kasparov | Foto  D.R.
El ex-campeón mundial Garri Kasparov es conocido por sus excepcionales virtudes ajedrecísticas. Entre ellas, una de las que siempre me impresionó más, fue su agudo sentido de la iniciativa.

El ex-campeón mundial Garri Kasparov es conocido por sus excepcionales virtudes ajedrecísticas. Entre ellas, una de las que siempre me impresionó más, fue su agudo sentido de la iniciativa. Innumerables son los ejemplos de esa faceta de su juego, en particular vienen a mi memoria dos de sus partidas, que tienen en común con la partida que nos ocupará en el presente artículo, la entrega de dos peones a cambio de una iniciativa de largo aliento. Son esas las partidas Tukmakov-Kasparov, Campeonato de la Unión Soviética 1981 y y Portisch-Kasparov, Moscú 1981, que muestro al lector (sin comentarios) como material complementario.

Ofrecer material a cambio de iniciativa a largo plazo, sin mate ni recuperación de material a la vista, es un difícil arte, distintivo de la más alta maestría ajedrecística. Doblemente difícil, porque además de una evaluación inicial correcta, basada generalmente en la intuición, es necesario después ir encontrando las jugadas concretas que permiten mantener viva la iniciativa en cada situación que se presenta, de acuerdo a la forma en que reacciona el adversario. Este tipo de lucha produce, además, una gran tensión en ambos contendientes, lo cual generalmente deriva en apuros de tiempo que hacen aún más compleja la toma de decisiones.

Así los invito a reproducir y disfrutar de la siguiente, muy inspirada partida del número 1 francés y Top Ten mundial Maxime Vachier-Lagrave. Su adversario, el Gran Maestro Rinat Jumabayev, de Kazakhstan, se muestra como un digno adversario durante casi toda la partida, hasta un momento climático en que pierde la objetividad y se lanza temerariamente en busca del punto completo, cayendo víctima de un fulminante y elegante ataque de su adversario.

Jumabayev,R (2605) - Vachier Lagrave,M (2780) [E61]                                  Open de Isle of Man (Chess.com Masters) (6.3), 25.10.2018

1.d4 f6 2.c4 g6 3.f3 g7 4.e3

Vachier-Lagrave es uno de los principales especialistas de la Defensa Grünfeld en la actualidad. Por ello Jumabayev decide no adentrarse en una discusión teórica y elige un sistema de desarrollo tranquilo, cuyo objetivo es evitar preparaciones teóricas de su adversario y llevarlo a un terreno en que no se sienta tan cómodo.

4...0–0 5.e2 d6 6.c3 f5

Vachier-Lagrave ya había utilizado esta movida en su partida frente a Ding Liren en el Torneo Norway Chess de 2018, en Stavanger.

7.d2

La mencionada partida Ding Liren - Vachier-Lagrave siguió 7.0–0 a5 8.d5 a6 9.d4 d7 10.e4 c5 11.f3 e5 12.dxe6 fxe6 13.e3 h5 14.g3 e5 15.db5 h3 16.f2 f7 17.d2 f8 18.f1 xf1 19.axf1 d8 20.e2 c6 21.bc3 f6 22.d1 fd7 23.b3 f7 24.ff1 f8 25.g2 d5 y las negras obtuvieron una posición igualada; la partida terminó en tablas tras 43 jugadas, Ding Liren (2791)-Vachier Lagrave,M (2789), Stavanger NOR 2018. La movida realizada por Jumabayev va dirigida a jugar e3–e4 oportunamente, pasando con ello a una posición típica de líneas principales de la Defensa India del Rey.

7...e5 8.d5 e4 (!??)

Después de 8...e4

Vachier-Lagrave no quiere permitir a su adversario transponer a esquemas habituales de India del Rey, y en aras de conseguir ese objetivo se muestra dispuesto a entregar material. La partida se adentra ahora, tan solo 8 jugadas después de su inicio, en terreno completamente virgen.

9.g4

El Gran Maestro kazajo acepta el reto.

9...c8 10.g5

Menos adecuada es 10.dxe4 xe4 11.xe4 cuando después de 11...f5 la compensación de las negras es más clara que en la partida.

10...fd7 11.dxe4 f5! 12.gxf6 xf6

Se ha consumado la entrega del peón. Es un buen momento para recapitular. ¿Qué han obtenido las negras a cambio del peón sacrificado? Por un lado se ha abierto la diagonal g7–a1 para su alfil de casillas negras, y por otro también se ha abierto la columna ¨f¨ para su torre de rey. Y tan importante o más es que se ha debilitado la estructura de peones blanca en el flanco de rey, debido a la desaparición del peón ¨g¨. Esto último dificultará a las blancas hallar un refugio seguro para su rey.

13.g3

Una alternativa a considerar era enrocar de inmediato. Sin embargo el enroque blanco estaría seriamente debilitado por la ausencia del peón ¨g¨, y ello proporcionaría a las negras una duradera y peligrosa iniciativa. Por ejemplo: 13.0–0 xe4 14.xe4 h3 (14...f5!?) 15.e1 h4 16.f4 a6 con clara compensación a cambio del material, la torre de dama negra se activará colocándose en e8, tras lo cual las negras gozarán de una excelente actividad y coordinación de sus fuerzas.

13...h3!

El alfil aprovecha una de las casillas que quedaron débiles en el ala de rey, para desde ella impedir el enroque a las blancas y quedar ubicado en una activa posición.

14.e4 bd7 15.g5 c6!

Con esta jugada las negras abren juego en el flanco de dama. Hay que mencionar que con ella las negras están proponiendo el sacrificio de un segundo peón.

16.d2

Las blancas deciden continuar el despliegue de sus piezas y no entretenerse en aumentar su ventaja material, lo cual les habría conducido a una situación táctica sumamente peligrosa en la cual el menor desliz sería fatal. Por ejemplo:16.dxc6 bxc6 17.xd6 b6 18.0–0–0 ab8 19.d2 (19.a3 xf2°) y ahora jugadas como 19...c5 o g4 mantienen el ¨momentum¨ de la iniciativa.

16...a5 17.f3

Fortaleciendo al máximo el centro de peones.

17...e5 18.g1

Una jugada preventiva, dirigida a evitar un eventual g2 de las negras.

18...cxd5 19.cxd5 ac8

La última pieza negra que quedaba inactiva es activada.

20.d1

Después de 20.♘d1

Las blancas proponen un cambio de damas que busca aliviar la presión sobre su posición.

20...a4

Siguiendo una lógica cristalina: a las negras les conviene conservar las damas pues el rey blanco en el centro del tablero está inseguro, y el potencial ofensivo de la dama es importante para crear amenazas.

20...xd2+ 21.xd2 permite a las blancas consolidar su posición.

Como detalle interesante vale la pena mencionar que el módulo de análisis propone la sorpresiva ( y muy poco humana ) 20...a6!?

Después de 20...♕a6!?

con idea de que si las blancas capturan la dama 21.xa6? xf3+ 22.e2 xe4! 23.xe4 xg1+! 24.e1

a)24 e3 f3#;

b) 24d3 f1+ 25.e2™ (25.e3 f3#) 25...xe2+ ganando.

c) 24.e1 f3+ 25.e2 f1+ 26.e3 y ahora tanto 26...xa6 como 26...xd2 ganan.

21.c3 b4 22.d1 a4 23.c3

El conductor de las piezas blancas muestra que se sentiría satisfecho firmando tablas por repetición de jugadas.

23...d7

Vachier-Lagrave, confiando en las potencialidades de su posición, rechaza la repetición de movimientos.

24.h6

Una jugada bastante lógica, que busca eliminar los alfiles de casillas negras, reduciendo así el potencial ofensivo de su adversario.

Enrocar largo en este momento daba buenas oportunidades a las negras: 24.0–0–0 b5! 25.b1 b4 26.b5 xf3 27.xf3 xb5, recuperando el peón y manteniendo una mayor actividad de piezas. 

24...b5!!

Después de 24...b5!!

Una concepción brillante por parte del GM francés. Las negras entregan un segundo peón para insuflar renovadas fuerzas a su iniciativa.

En caso de la natural   24...c4? 25.xc4 xc4 26.0–0–0 las blancas logran el anhelado refugio para su rey.

Por otro lado, si las negras utilizan un tiempo para preparar el avance b7-b5 jugando 24...a6 primero, tras  25.xg7 xg7 26.0–0–0 b5 27.b1 b4 28.a4 las blancas logran consolidar la posición de su rey y pueden mirar el futuro con confianza.

25.xg7

Por supuesto no 25.xb5? por 25...xf3+ ganando.

25...xg7 26.xb5

Claro que ahora no es posible enrocar 26.0-0-0?? b4 ganando.

26...b7! 27.d4

Las blancas comprenden que lo más sensato es renunciar a enrocar largo y mejorar al máximo la posición de todas sus piezas, tras lo cual a las negras no les resulta nada fácil romper el delicado equilibrio que se ha creado entre iniciativa y recursos defensivos.

Si hubieran insistido en enrocar largo jugando 27.c3 habría seguido b6! ( en caso de que las negras no encontraran la combinación que comienza con 27...b6!, existía la menos complicada alternativa 27...fd7 28.0–0–0 xf3 29.xf3 xf3, que daba a las negras excelente compensación por el peón de menos ) 28.0–0–0 xc3+! 29.bxc3 (29.xc3 c8–+) 29...b8 30.c2 d7!! 31.d4 a4! 32.xa4 xg1+‚

27...b6! 28.d1!

Las blancas se muestran a gran altura; de esta forma brindan sobreprotección al caballo de d4.

28...ce8!

Creando una bonita amenaza, nada evidente, que consiste en 29...xd5 30.exd5 xd4!! 31.xd4 xf3+ ganando.

29.c3! c8!

Ahora no funciona 29...xd5? por 30.exd5 xd4 31.xd4! xf3+ 32.d1+–

30.d2 ce8 31.c3 c8

Y ahora son las negras quienes deciden que no resulta sensato forzar la posición, y muestran su conformidad con una repetición de jugadas.

32.a3

Después de 32.♕a3

Súbitamente las blancas se tornan ambiciosas y deciden continuar jugando por el punto completo. Seguramente a estas alturas ya, y después de la enorme exigencia de una lucha táctica y estratégica sumamente compleja, la presión del reloj empieza a jugar un rol protagónico.

32...c2!

Muy fuerte respuesta de las negras, que pone a las blancas ante difíciles disyuntivas.

33.f4?

No era factible capturar la torre invasora pues 33.xc2? xg1+ 34.d2 xh2! es ganador para las negras debido a la doble amenaza xg3 y xc4+.

La primera jugada que me vino a la mente cuando vi esta posición por primera vez fue 33.gf5 ( que amenaza el peón de d6 ). Sin embargo no puede negarse que tras 33...xf5 34.exf5 (34.xf5? xg1+–+) 34...xb2ƒ la iniciativa de las negras sigue siendo muy peligrosa, por ejemplo 35.f4 (35.fxg6!?) 35...c4! 36.xc4 e8+ 37.f1 (37.e2 bxe2+ 38.xe2 xg1+–+) 37...e4! con ataque decisivo.

La mejor defensa para las blancas era la nada evidente 33.b4!, que más que proteger el peón ¨b¨ busca un eventual alivio de la presión mediante la propuesta de cambio de damas con a5.

33...xb2! 34.f1

No se soluciona nada tampoco con 34.fxe5 dxe5 35.f3 pues prosigue g4!–+ y las blancas no tienen defensa ante las múltiples amenazas (f2++, xf3).

34...xe4!

Después de 34...♘xe4!

Demoliendo la posición de las blancas.

35.fxe5 dxe5

El caballo de d4 amenazado no puede moverse por el mate que se produciría con f2++.

36.g3 exd4

Las blancas deciden abandonar, pues tras 37.xe4 d3! la doble amenaza xe2++ y xg1+ decide la partida. 

0–1

Partidas complementarias

Tukmakov,Vladimir B (2480) - Kasparov,Garry (2630) [E74]                              URS-ch49 Frunze (17), 12.1981

1.d4 f6 2.c4 g6 3.c3 g7 4.e4 d6 5.e2 0–0 6.g5 c5 7.d5 b5 8.cxb5 a6 9.a4 h6 10.d2 e6 11.dxe6 xe6 12.f3 axb5 13.xb5 a6 14.0–0 c7 15.e1 xb5 16.xb5 d5 17.exd5 xd5 18.e5 e8 19.c1 f5 20.c6 d7 21.xc5 xe1+ 22.xe1 e8 23.c1 b6 24.b3 e2 25.a5 e4 26.e5 e7 27.d4 a2 28.xb6 xe5 29.e3 xc5

0–1

Portisch,Lajos (2650) - Kasparov,Garry (2625) [A75]                                            Moscú (3), 1981

1.d4 f6 2.c4 e6 3.c3 c5 4.d5 exd5 5.cxd5 d6 6.f3 g6 7.f4 a6 8.a4 g7 9.e4 g4 10.e2 0–0 11.0–0 e8 12.d2 xe2 13.xe2 h5 14.e3 d7 15.g4 hf6 16.f3 h6 17.h1 e5 18.g1 b5 19.g5 hxg5 20.xg5 c4 21.axb5 axb5 22.xa8 xa8 23.xb5 b8 24.a3 xb2 25.axc4 xc4 26.xc4 h5 27.c6 b8 28.xd6 e5 29.d7 d4 30.g4 b2 31.d1 d3 32.c8+ g7 33.c4 a3 34.e2 a4 35.b1 a2 36.e3 d7 37.f2 h3 38.f4 c3 39.d4+ xd4 40.xd4+ h7 41.g1 g8 42.d6 xd2 43.xd2 f3+ 44.g2 g3+ 45.hxg3 h5+ 46.h2 f3+ 47.g2 d1+ 48.g1 h5+ 49.h2 f3+

½–½

Todas las partidas se encuentra en este artículo.

MI José Luis Vilela.


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento