Contraruptura III

Apertura Española o Ruy López
La partida que comparto hoy con los lectores trata de una contraruptura en el centro del tablero, típica en algunas variantes del Ruy López Variante Cerrada, Apertura de los Cuatro Caballos y Giuoco Pianissimo.

En artículos previos sobre este tema hemos dado una mirada a contrarupturas típicas en el flanco de dama y el flanco de rey. La partida que comparto hoy con los lectores trata de una contraruptura en el centro del tablero, típica en algunas variantes del Ruy López Variante Cerrada, Apertura de los Cuatro Caballos y Giuoco Pianissimo.

Primero una observación: una contraruptura no siempre es ejecutada inmediatamente después de la ruptura inicial. Algunas veces, después de esa ruptura inicial, los oponentes mantienen la tensión por algunas jugadas, y entonces, en cierto momento se realiza una contraruptura. Ese es el caso en esta partida.

La partida en sí misma fue importante desde el punto de vista deportivo, pues resultó parte significativa de la victoria de Boris Spassky sobre  Robert Byrne en el Match de Cuartos de Final de  Candidatos al Campeonato Mundial que juagaron en 1974. 1974. Spassky había perdido su título de Campeón del Mundo frente a Bobby Fischer en 1972 y estaba para estas fechas inmerso en el esfuerzo por recuperar su título. Finalmente él no pudo alcanzar su objetivo pues Anatoly Karpov lo detuvo en el match final para definir el retador.

Byrne,Robert Eugene - Spassky,Boris Vasilievich [C95]                                        Match de Cuartos de Final de Candidatos al Campeonato Mundial,                  San Juan (3), 1974

1.e4 e5 2.f3 c6 3.b5

Se plantea la Apertura Ruy López o Española.

3...a6 4.a4 f6 5.0–0 e7 6.e1 b5 7.b3 d6 8.c3 0–0 9.h3

Y aquí tenemos una de las más importantes posiciones de la Variante Cerrada del Ruy López. Ahora las negras se encuentran en un cruce de caminos, hay un grupo grande de variantes a su disposición.

9...b8

La Variante Breyer, una de las especialidades de Spassky durante buena parte de su carrera ajedrecística. El caballo es re-desplegado hacia d7, para sostener el centro sin bloquear el movimiento del peón de c7. Hago un breve aparte en este momento para puntualizar que el tipo de contraruptura central que veremos en la partida principal no es privativa del Sistema Breyer. También sucede en otros sistemas del Ruy López cerrado, como por ejemplo el Sistema Zaitsev que les muestro a continuación:

9...b7 10.d4 e8 (Sistema Zaitsev) 11.bd2 f8 12.c2 g6 13.b3?! d5!

Después de 13...d5!

 (¡La contraruptura en el centro!) 14.dxe5 xe5 15.xe5 xe5 16.f3 xe4! (Una entrega de calidad posicional.) 17.xe4 xe4 18.b2 g7 (A cambio de la calidad las negras tienen un peón, una buena pareja de alfiles y una armoniosa disposición de sus piezas, con presión sobre c3.) 19.c2 f6 20.b4 (20.ac1? b4) 20...c5 21.bxc5 xc5 22.e2 c8 23.ae1 e4 24.d3 b6 25.d4 h5! 26.a1 c4 27.c2?! c7 28.e3 c5 29.d1 f6 30.b2 c6 31.a3 (31.f3!?) 31...c4 32.b4? (32.b2) 32...g7 33.a3 (33.e3 xc3! 34.xc4 dxc4–+) 33...c7! (Con la idea de a7–a5) 34.e3 a5! 35.xd5 xd5 36.xd5 axb4 37.xe4 xe4 38.xe4 bxc3 39.d1 (39.e1 c2 40.d2 b2–+) 39...c5 40.c1 g5! 41.a1 (41.c2 xa3) 41...f6 y las Blancas se rindieron ante el avance imparable del peón c ,  Tseshkovsky,V (2595)-Beliavsky,A (2590) Tashkent 1980.

10.d4  

Después de 10.d4  

La ruptura central standard. Durante algunas jugadas más los adversarios mantendrán intacta la tensión en el centro.

10...bd7 11.bd2 b7 12.c2 e8 13.f1 f8

Se amenaza un eventual cambio en d4, ya que el peón de e4 quedaría bajo el fuego de 3 piezas negras.

14.g3

Refuerza la defensa de e4.

14...g6

Una jugada posicional que prepara el fianchetto del alfil de rey a la vez que evita un eventual salto del caballo blanco a f5.

15.b3

De acuerdo a la Megabase la movida del texto fue utilizada por primera vez en la práctica magistral por Wolfgang Unzicker, el Gran Maestro alemán.

15.a4 es la jugada más frecuente en esta posición.

15...g7 16.a4

En el momento en que se jugó la partida que nos ocupa e incluso hoy, la jugada más frecuente es 16.d5 cerrando el centro. En cierto sentido podría decirse que si la intención de las blancas es jugar con a2–a4 en algún momento, entonces no tienen por qué precederlo de b2–b3.

16...d5!

Después de 16...d5!

¡Contraruptura en el centro! Desde la jugada 10 la tensión en el centro se había mantenido intacta; ambos bandos fueron maniobrando con sus piezas dentro de sus propias líneas, y llegada esta posición las negras deciden que es el momento exacto para irrumpir con su peón. Una vez producida una contraruptura, en general, es ya muy difícil que pueda mantenerse toda la tensión en la zona de irrupción. Uno o varios cambios han de producirse. Calcular con precisión todas las posibles variantes después de tal jugada, con tantas diferentes capturas existentes en el centro, es siempre un reto exigente.

17.dxe5

¿Cuántas alternativas razonables tenían las blancas en este momento? Pues al menos 5. Primeramente, claro está, las 3 capturas posibles en el centro, que son d4xe5,xe5 y e4xd5. Además es posible intercalar el cambio a4xb5 antes de ejecutar acciones en el centro. Y finalmente resulta posible también clavar el caballo de f6 con 17.c1–g5; ésta última es fácil ver que no conduce a nada positivo para las blancas ya que tras 17...h6 el alfil se ve virtualmente obligado a ser cambiado en f6, 18.xf6 y tras 18...xf6 las negras obtienen la pareja de alfiles y su centro de peones está sólidamente defendido por sus piezas.

Hablemos ahora de los cambios en el centro:

En caso de  17.xe5 xe5 18.dxe5 xe4 19.xe4 dxe4 20.xd8 axd8 21.axb5 (21.xe4? falla por 21...xe5) 21...axb5 22.g5 se llega a un final aproximadamente balanceado.

Por otra parte, 17.exd5 exd4 18.c4 (18.xd4 xd5 es ventajoso para las negras) 18...bxc4 19.bxc4 d3 20.xd3 xd5! (Ataque descubierto sobre la torre de a1) 21.g5 (21.cxd5? xe1+ 22.xe1 xa1 23.g5 f6–+) 21...5f6 conduce a una posición satisfactoria para las negras. El tercer cambio posible en el centro es el camino elegido en la partida, el cual estaremos examinando a medida que avanza el cotejo.

En cuanto a la inserción del cambio en b5, veamos: 17.axb5 axb5 18.xa8 xa8 (18...a8 también es perfectamente jugable) y tenemos que han surgido  algunas diferencias, aparentemente no significativas, con respecto a la posición principal: desaparecieron una torre por bando, el alfil negro está ahora en a8 en vez de b7, y el peón en b5 está momentáneamente suelto. A priori, estas ligeras diferencias no parecen afectar significativamente el posible curso de la lucha en el centro. Pero ese criterio, que resulta esencialmente correcto en esta situación específica, podría ser erróneo en otras posiciones. Lo que quiero decir es que, guste o no, la única forma de saber si esas pequeñas diferencias son significativas, es volviendo a calcular las variantes de capturas para la nueva situación. Veamos:

a)19.dxe5 xe4 20.xe4 (20.xe4 dxe4 21.g5 c8 22.xe4 xe5=) 20...dxe4 21.g5 (21.xe4 xe4 22.xe4 xe5=) 21...c8 22.xe4 xe5=;

b)19.exd5 xd5 20.g5 y ahora 20... c8 es completamente satisfactoria, pero también pueden las negras entrar en el intercambio con 20...xc3!? 21.d2 (21.xd8 xd1 22.xc7 c8 23.xd1 xc7 24.dxe5 xf3 25.xf3 xe5=) 21...f6 22.xc3 fxg5 23.xe5 xe5 24.dxe5 d5 con una posición en que la pareja de alfiles y la debilidad del peón de e5 garantizan a las negras al menos iguales chances.;

c)19.xe5 xe5 20.dxe5 xe4 21.xe4 dxe4 22.xd8 xd8 y el final nuevamente es aproximadamente equilibrado.

17...xe4 18.xe4

18.xe4 dxe4 19.g5 c8 20.xe4 xe4 21.xe4 xe5=.

18...dxe4 19.g5

Después de 19.♗g5

19...exf3!?

Spassky se decide por un sacrificio de dama complejo e intuitivo, a cambio de sólo dos alfiles. El sacrificio constituyó toda una sensación en aquel momento y dio la vuelta al mundo en las páginas de las principales revistas y periódicos de la época.

En mi opinión es éste un sacrificio que dice mucho de la ambición y el nivel, en los planos creativo y deportivo, de Boris Spassky por esas fechas (a pesar de haber perdido el título mundial meses antes frente a Fischer).Téngase en cuenta que es ésta la 3ra partida del Match, que hasta ese momento iba empatado 1 a 1, y que las negras tenían a su disposición opciones sólidas y satisfactorias como 19...c8 o incluso 19...f6.

20.xd8 axd8  

Después de 20...♖axd8  

La posición negra es extremadamente armoniosa, todas sus piezas ejercen gran actividad y coordinación. Y no es sólo cuestión de apariencia, las negras tienen la poderosa amenaza de xe5 seguido de fxg2 y un eventual jaque del caballo en f3. Como resulta básicamente imposible conjurar esa amenaza en una forma totalmente segura, la mejor opción para las blancas parece ser adentrarse en complicaciones tácticas para buscar contrajuego.

21.axb5?

Las blancas ponen sus esperanzas en el peón pasado que pronto conseguirán en a6.

Tengo la impresión de que el mejor enfoque práctico habría sido activar la dama blanca mediante 21.d4. Después de 21...xe5 22.a7 la situación es menos clara que en la partida.

21...xe5!

21...axb5? 22.a7 es el tipo de actividad que Byrne estaría encantado de poder lograr.

22.bxa6

Tal vez sea preferible preservar la dama, pero las negras tendrían también ventaja en ese caso después de 22.c2 fxg2 23.xe5 xe5 24.bxa6 f3.

22...xd1 23.exd1 a8 24.gxf3 xf3+ 25.f1 xc3

El resultado final de la variante elegida por Byrne es que las negras tienen dos alfiles por una torre de las blancas, lo cual materialmente hablando es favorable a las negras. Las esperanzas blancas están cifradas en el peón pasado avanzado de a6 y la actividad de sus torres. Pero ello resultará insuficiente debido a la fuerte actividad de las piezas negras.

26.ac1 d2+ 27.g1 a5 28.b4 f3+ 29.f1 h2+ 30.g1 f3+ 31.f1 b6 32.c2 h2+

Excelente técnica por parte de Spassky, haciendo algunas repeticiones para alcanzar el control de tiempo. Lo realiza varias veces, como el lector podrá observar.

33.g1 f3+ 34.f1 f8 35.e2 h2+ 36.g1 f3+ 37.f1 e4 38.a2 h2+ 39.g1 f3+ 40.f1 h4 41.f4 f3 42.d3 g5 43.e2 g2+ 44.e1 f3+ 45.d1 e5 46.c3 d5 47.d2 c4 48.a3 a8 49.f4 gxf4 50.xf4 xa6 51.xa6 xa6 52.d5 c4 53.xb6 cxb6 54.d6 b5

El resto es una tarea técnica fácil. El Gran Maestro americano no desea ser innecesariamente torturado, por lo cual abandona tras un par de movidas.

55.d2 g6 56.e3 h5

Sin lugar a dudas una impresionante demostración de Spassky, quien ganó el match frente a Byrne sin perder partida (+3 –0 =3).

0–1

Todas las partidas se encuentran en este artículo.

M.I. José L. Vilela.


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento