AJEDREZONLINE

Alphazero,nuevo paradigma (II)

En anterior artículo sobre el tema de Alphazero analizamos una partida de su  match vs. Stockfish 8,ahora otra muestra de su juego, también impresionante, en la misma apertura de la anterior.

En anterior artículo sobre el tema de Alphazero analizamos una partida de su match vs. Stockfish 8, en la cual se ponían de manifiesto algunas cualidades que no han sido usuales en los tradicionales softwares comerciales. En aquella partida Alphazero sacrificó inicialmente dos peones, a largo plazo, a cambio de mayor actividad y libertad de juego de sus piezas; después sacrificó una pieza (que no fue capturada) para potenciar su ataque sobre el rey negro, y finalmente eligió entre dos posibilidades de ganar la calidad, decidiendo por la que objetivamente era superior para imponerse en largo final de partida.

Ofrecemos ahora otra muestra de su juego, también impresionante, en la misma apertura de la anterior. Entrega primero el consabido peón del Gambito Polugaevsky en la India de Dama, después ante la encrucijada de salvar un caballo permitiendo simplificaciones o sacrificarlo en pos de la iniciativa, se decanta por la línea más agresiva a pesar de lo obscuro de las consecuencias. Una vez envuelto en el torbellino de las complicaciones toca maravillosas y sutiles teclas que derivan, a la postre, en un final con ventaja material en que se impone con precisión. Les invito a disfrutar de esta joya del juego de ataque:

AlphaZero - Stockfish 8 [E17]                                                                  AlphaZero vs. Stockfish (1.10), 04.12.2017

1.f3 f6 2.d4 e6 3.c4 b6 4.g3 b7 5.g2 e7 6.0–0 0–0 7.d5 exd5 8.h4 c6 9.cxd5 xd5 10.f5 c7 11.e4 d5

En esta partida se juega por tercera vez en el match el Gambito Polugaevsky. Pero ahora, a diferencia de las dos veces anteriores, Stockfish elige una forma de juego que es considerada la línea principal por la teoría de las aperturas en la actualidad. Con la movida del texto las negras ganan espacio y contrarrestan el dominio de las blancas en el centro.

12.exd5

Alphazero se desvía inmediatamente de los caminos más usuales. La variante principal es 12.c3, que se ha jugado centenares de veces, mientras 12.e1 también se ha utilizado con cierta regularidad.

12...xd5 13.c3 xc3 14.g4

Esta movida es una novedad teórica, en su lugar se había jugado 14.bxc3.

14...g6

Pocos días después de jugada esta partida, el M.I. venezolano Rafael Gascón repitió la forma de juego de Alphazero, llegando a esta posición en una partida vs. Kukucsari en Sitges, España. Las negras continuaron 14...f6 (en vez de 14...g6) y tras 15.bxc3 c8 16.a3 xf5 17.xf5 c8 18.f3 d8 19.ad1 a5 20.d6 h6 21.xf6! gxf6 22.xf6 e8 23.xh6 e6 24.h4 las blancas alcanzaron una excelente compensación por la calidad entregada.

15.h6+ g7 16.bxc3 c8 17.f4 d6

Proponiendo cambio de damas, pues si las negras logran que la dama blanca desaparezca la iniciativa blanca perdería fuerza y por tanto sería más difícil al primer jugador probar que existe compensación por el peón entregado.

18.a4!

Conservando las damas.

18...g5

Stockfish juega de la forma más ambiciosa posible, intentando aprovechar la comprometida posición del caballo blanco en h6. La amenaza inmediata es capturarlo.

19.e1!?

Después de  19.♖e1

Alphazero no se amedrenta y decide sacrificar el caballo. La alternativa era preservar esa pieza con 19.g4 pero en ese caso tras b5 20.e4 f5! 21.e5+ f7 22.xd6 xd6 las negras lograrían su objetivo de simplificar las damas y la iniciativa blanca habría disminuido considerablemente.

19...xh6 20.h4

Las blancas tienen una pieza y un peón de menos. A cambio de ello cuentan con un peligroso ataque sobre el rey adversario que se encuentra bastante vulnerable. La falta de desarrollo del flanco de dama negro es también un factor de importancia, pues por el momento es como si el caballo y la torre de ese sector del tablero no existieran.

20...f6 21.e3 f5

En caso de 21...g7 22.ad1 y la posición sigue siendo de alta complejidad, con compensación para el bando blanco.

22.ad1 a3 23.c4 b5

Dada la mencionada falta de desarrollo de las negras, éste parece ser un momento adecuado para intentar desplegar las restantes piezas mediante 23...d7 Tras 24.xc6 ad8 25.hxg5+ g7 las negras al menos han logrado movilizar sus reservas, independientemente de que la situación continúa siendo poco clara.

24.hxg5+ fxg5 25.h4+ g6 26.h1!!

Después de 26.♕h1

Una retirada excelente! Aparentemente la dama se coloca en una posición sin perspectivas. Pero el apoyo al alfil para eventualmente poder jugar e4 y la posibilidad de reactivarse desde h3 una vez que desaparezcan los alfiles de casillas blancas, son las verdaderas razones de la excelencia de este movimiento. Movidas blancas como e4, d4 e incluso g3–g4 flotan ahora en el aire.

26...g7

Es momento adecuado para analizar algunas variantes que ilustren las dificultades que enfrentan las negras:

26...d7 para completar el desarrollo choca con 27.g4! xg4 (27...e6 28.e4++–) 28.e4+ f5 29.xd7+–. El otro intento de desarrollo del caballo falla similarmente tras 26...a6 27.g4! xg4 28.e4+ f5 29.xf5+ xf5 (29...xf5 30.xh7++–) 30.xc6+ y la torre de a8 está indefensa.

27.e4

Ya en este momento si las blancas lo hubieran deseado podrían haber forzado tablas por repetición de jugadas luego de 27.c1 c5 28.e3 a3. ¡Pero Alphazero prefiere continuar su ataque!

27...g6

27...xe4 28.xe4 la iniciativa blanca se mantiene.

28.xg6 hxg6 29.h3!

Una vez cumplida su misión de debilitar al rey negro mediante el cambio de alfiles de casillas blancas, la dama se activa nuevamente.

29...f6 30.g2!

Preparando una eventual penetración a través de la columna ¨h¨ con h1.

30...xa2

En caso de 30...h8 31.g4 el ataque blanco continúa y hay amenazas como xg5 y d4.

31.h1 g8

La dama defiende contra el jaque mate en h7.

32.c4!!

Después de 32.c4

Una jugada muy profunda. Al ver por primera vez la partida no pude comprender esta movida. Dediqué algún tiempo a pensar sobre ello y tampoco logré comprender completamente. Después cayó en mis manos una revista en que un comentarista explicaba que esta jugada servía para evitar un eventual jaque de la dama negra en a2 ( si las blancas posteriormente avanzaran f2–f4; con este argumento es fácil estar de acuerdo ) y que además si 32...bxc4 las blancas jugarían 33.b1 para penetrar vía b7 ( argumento que suena lógico, pero...). Entonces decidí auxiliarme de los motores de análisis, en busca de la verdad. Pero resultó que tras 33.b1 e8 34.b7+ e7 la computadora no encuentra un camino que conduzca a ventaja alguna de las blancas. Continuando los esfuerzos fue que finalmente pude comprender: tras 32...bxc4 la dama blanca gana acceso a la casilla c4, la cual le estaba vedada anteriormente por la presencia del peón negro en b5. Esto suena poco comprensible, porque la dama negra defiende c4, pero en los análisis que muestro al lector tras la próxima jugada blanca podemos ver de qué se trata.

Adicionalmente es pertinente mencionar que 32.h6+ f7 33.xg5 no funciona debido a 33...h8!

32...e8

Si 32...bxc4 33.f4! (busca abrir la columna ¨f¨ para reforzar el ataque) 33...g4 (intentando mantener la posición lo más cerrada posible, si 33...gxf4 34.h6+ f7 35.xf4 el ataque blanco es decisivo tras la apertura de la columna ¨f¨; se invita al lector a analizar esta posición para comprender la certeza de esta aseveración, solo me limitaré a mostrar una variante: 35...g7 36.d6! f7 37.d4! y ya no hay defensa satisfactoria.) 34.xg4 y ahora la amenaza f4–f5 se muestra decisiva, como podemos inferir de las siguientes variantes: 34...c3 (34...f7 35.f5 y es imposible conjurar las múltiples amenazas de las blancas (h6+, h6, fxg6, etc.) ) 35.f5! xf5 36.d6 f6 (36...f6 37.h6+ f7 38.xc4++– he aquí un momento en que se revela el tema de la indefensión de la casilla c4; 36...f7 37.h6+ h7 38.d2++–) 37.h6+ f7 38.xc4++– ( y aquí vuelve a mostrársenos el acceso de la dama blanca a c4).

33.d4!

Eliminar al alfil defensor del enroque negro es un paso imprescindible para poder generar amenazas serias sobre el monarca negro.

33...xd4 34.xd4 d8

Las negras buscan alivio en los cambios de piezas que disminuyan el potencial ofensivo de su adversario. Es sumamente instructivo observar cómo después de 34 jugadas las piezas negras del flanco de dama siguen inmovilizadas en sus casillas originales, la principal tragedia del bando negro en esta partida.

35.xd8 xd8 36.e6!

Lo primero que viene a la mente es 36.h7+ f6 37.b7 que parece ganador. Sin embargo ello permite a las negras entregar la calidad mediante 37...bxc4! y tras 38.xa8 d5+ la situación está muy lejos de resultar clara. La movida realizada por las blancas introduce la fuerte amenaza e5+.

36...d7

Finalmente el caballo es desarrollado. ¡Pero solo para ser capturado en el próximo movimiento!

Desarrollar el caballo a la otra casilla 36...a6 permite a las blancas ejecutar su amenaza principal: 37.e5+ f6 38.h7+! ganando.

37.d1 c5

No hay nada mejor.

38.xd8

No es correcto 38.e5+ por 38...f6 39.xc5 f8 y las negras estarían muy bien.

38...xe6 39.xa8

Después de 39.♖xa8

Se ha arribado a un final de partida en que las blancas tienen calidad de ventaja; las negras tienen ciertas posibilidades de resistencia ya que tendrán al menos un peón de más como compensación material. La poca cantidad de peones que quedarán es otro factor que da esperanzas de salvación al segundo jugador.

39...f6

Si 39...bxc4 40.xa7+ f6 41.a4 el peón de c4 cae. Por otro lado 39...b4 40.xa7+ f6 41.b7 c5 42.f3 también es ventajoso para las blancas.

40.cxb5 cxb5 41.f3

41.xa7 era también factible.

41...d4+ 42.e4 c6 43.c8 e7 44.b8 f5 45.g4

45.xb5? d6+

45...h6 46.f3 f7 47.a8!

47.xb5? d6+

47...d6+ 48.d5 c4 49.xa7 e3+ 50.e4 c4 51.a6+ g7 52.c6 f7 53.c5 e6

53...f6 54.d3 e5+ 55.e2 b4 56.b5 también es ganador.

54.xg5 f6 55.c5 g5 56.d4

Las negras abandonan. El peón ¨b¨también cae.

1–0

Las partidas se encuentran en este artículo.

M.I. José Luis Vilela.


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento