Los sacrificios de demolición en g6

En la siguiente partida confluyen varios factores, alfiles de diferente color en el medio juego, por lo que la iniciativa gana en importancia, las clavadas de los peones g y h y, el siempre latente sacrificio de demolición.

Los enroques debilitados por la jugada g6, son perfectamente defendibles con el alfil de fianchetto. En cambio, si éste falta, las consecuencias pueden ser letales. Los sacrificios de demolición sobre el peón g6, son menos comunes que en h6, porque el peón suele tener doble protección de peones, en los peones h7 y f7. De modo que un primer objetivo del atacante es incrementar la vulnerabilidad del punto g6, atacando sus bases. En la siguiente partida confluyen varios factores, alfiles de diferente color en el medio juego, por lo que la iniciativa gana en importancia, las clavadas de los peones g y h y, el siempre latente sacrificio de demolición. Fier facilita las cosas para su adversario, cuando esforzándose en activar su alfil de cuadros negros, ubicándolo por delante de la cadena de peones, lo convierte en mero espectador del ataque rival. Eso me recordó una anécdota, que quiero compartir:

En los años 80, del pasado siglo, jugaba yo en el Campeonato Nacional Femenino de Cuba, había sellado una partida (aún existían las partidas aplazadas), tenía problemas para defender la posición y, le pedí ayuda al MI Eleazar Jiménez, célebre por sus tres empates con Bobby Fischer y respetado por otros éxitos de mérito. Cuando Eleazar vio la posición, lo primero que le llamo la atención fue mi alfil turista y me dijo:

-Vivian, ¿qué hace ese alfil, que no ataca ni defiende? Por suerte, me propuso un plan consistente en sacrificar un peón y, retornar con esa pieza a la defensa. Yo conseguí hacer tablas e intente interiorizar que alfil bueno es aquel que es útil.

Sadhwani,Raunak (2378) - Fier,A (2580) [B33]                                                    7th Llucmajor Open 2018 ESP (2.3), 13.05.2018

1. e4 c5 2.f3 c6 3.d4 cxd4 4.xd4 f6 5.c3 e5 6.db5 d6 7.g5 a6 8.a3 b5 9.d5 e7 10.xf6 xf6 11.c4 b4 12.c2 0–0 13.g3 a5 14.g2 g5 15.0–0 e6 16.b3 b8

Con el doble propósito de liberar la casilla d8 para retirar al alfil de cuadros negros y, propiciar el avance a4 sin perder de vista al peón retrasado d6.

Las negras suelen preferir 16...e7 17.h4 h6 18.xe7+ xe7 19.d3 c7 20.ad1 ad8 21.e3 g6 22.d5 c5= 23.e2 a4 24.d3 axb3 25.axb3 a8 26.h2 (26.g4!?; 26. fd1 a3 27.f3 h8=) 26...h8 27.f6 g7 28.d5 h6 29.h3 f5 (29...a3!?) 30. exf5 gxf5 31.h5 g7 (31...g7) 32.e7 (32.f3 e4 33.xf5 xf5 34.xf5 a2=) 32...a2 33.f3 e4 Provocando una serie de simplificaciones que conducen a la paridad en la partida. 34. xf5+ xf5 35.xf5 xf5 36.xf5 xf5 37.xf5 e3 38.g2 b2 39.g4 h8 40.g5 g7 41.f3 exf2 42.xf2 xb3+ 43.g4 b2 44.f3 d4 45.f4 e5 46.f1 d2 47.e6 d4+ 48.h5 f4 49.xf4 1/2–1/2, Erenburg,S (2563)-Pichot,A (2564) Montevideo URU 2018.

17. f4 d8 18.f5 xd5 19.exd5 d4 20.xd4 b6

Otras opciones eran 20...a7 21.e4 xd4+ 22.xd4 exd4=;

y 20...exd4 21.d2 f6=.

21. h1 xd4 22.f6 g6

Mejor 22...c8.

23. d2 h8 24.ae1 c3 25.h6 g8 26.e4 f8

Forzada por la amenaza de sacrificio de Dama en h7.

27. g5 h6 28.h4 h7 29.e4

Tenemos un medio juego de alfiles de diferente color, que suelen ser ventajosos para el bando con la iniciativa. Obsérvese que el peón h, una de las bases del peón g6, ya abandonó su casilla inicial y está sujeto a fuerte presión. En la posición negra la defensa está comprometida porque la asumen el Rey y la Dama, en tanto el alfil pasea por fuera de la cadena de peones sin utilidad.

29...a4 30.g4+– axb3 31.axb3 h8 32.h5

Dando paso al peón concentrando atacantes sobre h6. Observe que la clavada permanece porque está latente el sacrificio de alfil en g6. Aquí está ocurriendo como avizorara Nimzowitsh: La amenaza es más fuerte que la ejecución.

32...d2 33.g5 f4 34.h3

Merece atención 34.c5 dxc5 35.d6 a7 36.xh6+ xh6 37.xh6+ g8 38.xh8+ xh8 39.c6+–.

34...a2

Después de 34...♖a2

35. c5

35.xg6+ fxg6 36.xh6+ xh6 37.xh6+ g8 38.f7+ xf7 39.xh8+–

35...dxc5 36.d1 a7 37.e1

37.d6 g8 38.xg6 a8+ 39.g1+–

37...a6 38.d6

El peón avanza sacrificándose para ganar la columna a, como línea de penetración en la posición enemiga.

38...xd6 39.a1 g8

Después de 39...♔g8

El negro ha evitado este retroceso consciente del sacrificio en g6, esto de hecho es resignar.

40.xg6 d8 41.xf7+ f8 42.c4 d7 43.d3 hh7 44.g6

44.g6

44...xd3 45.gxh7 xf6 46.h8+ 1–0

Los sacrificios en g6, muchas veces son precedidos por el sacrificio en una de las bases, h7 o f7, pero Tal era mucho Tal y sacrifica en las dos.

Tal,Mihail - Gurgenidze,Bukhuti [B15]                                                                URSS-ch36 Final Alma-Ata (Kazakhstan) (12), 19.01.1969

1. e4 c6 2.d4 d5 3.c3 b5 (inusual) 4. a3 dxe4 5.xe4 f5 6.d3 xe4 7.xe4 f6 8.d3 e6 9.f3 e7 10.e2 bd7 11.0–0 0–0 12.e1 e8 13.e5 xe5 14.dxe5 d5 15.g4 a5 16.h4

Sacrifica el peón para abrir la columna h y atacar h7.

16...xh4 17.g3 e7 18.g2 g6 19.h1 f8 20.g5 c7

Después de 20...♕c7

21.xh7! xe5

[21...g7 22.f6 xf6 (22...xf6 23.exf6 xf6 24.xg6+–; 22...xh7 23.h1+ g8 24.h4+–) 23.exf6 xf6 24.xg6+ fxg6 25.xc7±; 21...xh7 22.h1+ g8 23.h4 g7 24.f6+–]

Después de 21...♕xe5

22.xf7!+–

Observe como Tal destruye mediante sacrificios las bases del punto g6.

22...xf7 23.xg6+ g8

23...xg6 24.f4+ f6 25.h4+ f7 26.xe5+–

24. xe8 g7 25.d7 c7 26.xc6 f8 27.d1 c5 28.f3 xc2 29.d7 f7 30.d8+ f8 31.f6

Ahora se apoya en la clavada.

31...h7 32.e4 h6 33.g5 h8 34.d7 1–0

En la siguiente partida el sacrificio en g6 se vincula con un posterior sacrificio de demolición en h6.

Carlsen,Magnus (2484) - Ernst,Sipke (2474) [B19]                                            Corus-C Wijk aan Zee (12), 24.01.2004

1. e4 c6 2.d4 d5 3.c3 dxe4 4.xe4 f5 5.g3 g6 6.h4 h6 7.f3 d7 8.h5 h7 9.d3 xd3 10.xd3 e6 11.f4 gf6 12.0–0–0 e7 13.e4 a5 14.b1

0–0 15.xf6+ xf6 16.e5 ad8 17.e2 c5?

Ignorando la amenaza del rival. Se habían jugado: 17...b6; y 17...d5 18.c1 c5 19.c4 f6 20.dxc5 1/2–1/2, Guerra Bastida- Magem Badals, Mondariz 2002.

Después de 17...c5

18. g6! fxg6?

Aceptar el sacrificio pierde de inmediato.

18...fe8 19.xe7+ xe7 20.dxc5 ed7 21.xd7 xd7 (21...xd7 22.e3 xc5 23.g4± on el doble ataque, a los puntos h6 y b4.)22. e3².

19. xe6+ h8 20.hxg6!

Amenazando otro sacrificio de demolición, esta vez en h6.

20...g8

Después de 20...♘g8

21.xh6! gxh6

21...xh6? 22. xh6+ gxh6 23.xe7

22. xh6+! xh6 23.xe7

Ahora las negras deben devolver el material.

23...f7

Después de 23...♘f7

24. gxf7!+–

El rey negro queda a merced de las piezas mayores blancas.

24...g7

24...b6 25.e5+ h7 26.h1++–

25. d3 d6

25...b6 26.g3+ g6 27.xg6+ xg6 28.d5+–

26. g3+ g6 27.e5+ xf7 28.f5+ f6

28...e7 29.e3++–

29. d7# 1–0

La sensibilidad del punto g6, puede relacionarse directamente con temas sobre e6, como nos mostró Carlsen en la partida anterior y, al propio tiempo con la debilidad de otro punto, como muestra el siguiente diagrama didáctico.

Después de 29. ♕d7# 1–0

1. g6 h7 2.xe6! fxe6 3.xd8+!! xd8

3...f7 4.h8#; 3...f8 4.xd6+–; 3...f8 4.xc8+–.

4. xe6# 1–0

Así, pocos pero valiosos ejemplos pueden mostrarnos la importancia de considerar los sacrificios de demolición en punto tan próximo al monarca adversario.

Todas las partidas se encuentran en este artículo.

WGM Vivian Ramón Pita.


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento