AJEDREZONLINE

La profilaxis ajedrecística a través del tiempo(3)

Aaron Nimzowitsch
En esta tercera parte se trata del enfoque contemporáneo...

(En la segunda parte de este artículo se completaron las ideas de Nimzowitsch acerca de la profilaxis y se introdujo la noción de defensa preventiva. En esta tercera parte se trata del enfoque contemporáneo acerca del tema que nos ocupa.)

En 1998 se produce la publicación de otra obra muy ambiciosa y abarcadora, que ya mencionamos, “Secretos de la Estrategia Moderna en Ajedrez. Avances desde Nimzowitsch.”, del M.I. norteamericano John Watson. Allí el autor sintetiza en forma clara el camino recorrido por la noción de profilaxis desde que vio la luz “Mi Sistema”:

“Hay dos nociones distintas en el argumento original de Nimzowitsch : a) prevención de las movidas liberadoras del oponente.b) sobreprotección de los puntos claves propios.

Pero la prevención de los planes del oponente en general, o incluso de movidas peligrosas no liberadoras, no es mencionado, y ese es el sentido adicional en el cual usamos el término “profilaxis” hoy en día." M.I. John WatsonSecretos de la Estrategia Moderna en Ajedrez. Avances desde Nimzowitsch.(1998)

John Watson

Uno de los entrenadores más reconocidos mundialmente, el M.I. ruso Mark Dvoretsky, hace mucho hincapié, tanto en su trabajo cotidiano de entrenamiento como en sus libros y artículos, en la noción de “pensamiento profiláctico”. Sus reflexiones al respecto son un excelente complemento a lo escrito por Watson, por ello me permito citarlo al respecto:

“Es muy importante para todo jugador de ajedrez dominar el “pensamiento profiláctico” – la habilidad de preguntarse a sí mismo constantemente: ¿Qué quiere hacer mi oponente?; ¿qué haría él si le tocara jugar ahora? “

M.I. Mark DvoretskyTécnica para el jugador de torneos (1995)

“En el ajedrez dos jugadores compiten uno con el otro, y las ideas de su oponente pueden resultar no ser inferiores a las suyas propias. Lógicamente, está claro que la estrategia óptima sería implementar sus propios planes a la vez que interferir los planes del oponente.

…los jugadores frecuentemente olvidan pensar acerca de los planes de sus oponentes. Esto es perfectamente comprensible – una característica de la naturaleza humana, de hecho ( en la vida real nosotros también, desafortunadamente, prestamos muy poca atención a las ideas y sentimientos de las otras personas).                                              

M.I. Mark DvoretskyJuego Posicional (1996)

Hablando de profilaxis desde el punto de vista del bando con ventaja, es muy probable una de las “jugadas misteriosas de torre“ más famosas de la época contemporánea sea la realizada por Garry Kasparov en su partida frente a Vishwanathan Anand en el Torneo de Amsterdam en 1996:

Posición después de la jugada 12 de las negras Kasparov – Anand , Amsterdam 1996

Siguiendo la idea del “pensamiento profiláctico” cabría preguntarse: si tocara jugar a las negras, ¿de qué forma jugarían ellas? Vale la pena investigar como primera opción, la única jugada de ruptura inmediata con que cuentan las negras que es   1…b6. Ante la amenaza de captura en 'c5' sería virtualmente necesario responder 2.cxb6 y entonces las negras recapturarían 2…axb6, produciéndose la siguiente posición:

Después  2…axb6

Al comparar esta posición con la posición inicial podemos ver que las negras han eliminado el molesto efecto restrictivo del peón blanco de 'c5' por un lado, y por otro lado se han semi-abierto las columnas 'a' y 'c', que las piezas mayores de las negras podrán utilizar para presionar eventualmente sobre los peones retrasados blancos que se encuentran en dichas columnas. Esta última característica de las columnas semi-abiertas se observa mejor si dejamos solamente sobre el tablero las estructuras de peones:

Creo que después de este análisis no resulta difícil comprender que sería muy deseable para las negras, desde el punto de vista posicional, ejecutar la ruptura   b7-b6. Y es entonces, tras comprender el plan de las negras, que el conductor de las blancas busca la forma de frustrar el plan de su oponente. 

13.c1!!                                  

Sobre esta movida escribe el propio Kasparov lo siguiente:

“ Los dos signos de admiración son a causa de la “absoluta estupidez” de la torre en 'c1'. Está detrás de dos peones y no hay absolutamente nada que hacer en la columna 'c'. Hay sólo un importante   objetivo , que   compensa   todas las “estupideces”: evita 13…b6. Ahora, después de 13…b6, las blancas juegan 14.c4 y de pronto vemos la fuerza de la torre en la columna 'c'.” 

G.M. Garry KasparovComentarios a la partida en la revista “New in Chess”

Claro está que Kasparov tuvo que calcular con precisión y profundidad la secuencia de jugadas que se produciría en caso de que las negras decidieran romper de todas formas. He aquí el trabajo realizado por él en el cálculo y evaluación de las variantes:

Si tras 13.c1!! las negras juegan de todas formas 13…b6, sigue 14.c4! y ahora las negras tienen básicamente dos variantes:

a) 14…dxc4 15.xc4 y tras 15…bxc5 16.dxc5 se transpone a una posición que se produce en la variante b.

b) 14…bxc5 15.dxc5 dxc4 (15…a6 16.a4 dxc4 17.xc4±) 16.xc4 y ahora si las negras capturan 16…xc5 se riposta 17.b5!

Después 17. ♗b5!

Como el alfil negro de 'c5' no puede moverse por la doble amenaza sobre 'c6', las negras deben defender el alfil, cosa que sólo pueden hacer con su dama, sea desde 'b6' o desde 'e7'. En caso de 17…b6 18.xd7 xb5 y ahora la jugada de desviación 19.a4! decide la partida pues tras 19…b6 20.c7! ataca a la dama sobrecargada que no puede ya defender ambas piezas menores. Mejor es 17…e7 a lo cual continúa 18.c2 d4  si 18…a3 19.xc6 xc1 20.xc1 c8 21.e5 con clara ventaja) 19.xc5 xc5 20.xc5 y ahora las negras pueden capturar en 'b5' de dos formas: si 20…xb5 el caballo queda sorprendentemente encerrado tras 21.a4! a3 (única) 22.c3! ; por tanto es mejor 20…xb5 y entonces 21.xd4 xf1 22.xf1

Después 22.♔xf1

llegándose a esta posición en que las negras tienen torre y un peón por dos piezas menores de las blancas. Esto desde un punto de vista estrictamente material puede considerarse balanceado, pero Kasparov correctamente valoró que la gran actividad de todas las piezas blancas unida a la debilidad del peón 'a' de las negras inclinan la balanza a su favor.

Sin dudas una soberbia muestra del poder de cálculo y criterio evaluativo de quien era en ese momento, incuestionablemente, el mejor ajedrecista del planeta.

En la partida real Anand comprendió la idea de Kasparov y decidió no realizar la ruptura 13...b6, prosiguiendo la lucha más tranquilamente con 13... e8. Finalmente Kasparov se impuso, pero comoquiera que el resto de la partida no es relevante para el tema que nos ocupa, no lo mostraremos.

La siguiente posición proviene de una partida del Genio de Riga, el ex - campeón mundial Mijail Tal. Es una muestra muy clara de la utilidad práctica del “pensamiento profiláctico” para el ajedrecista que tiene la iniciativa, y nos enseña también que aún los más fuertes ajedrecistas pueden pasar por alto ideas sutiles de tipo profiláctico.

Posición después de la jugada 22 de las negras Tal-Ribli , Campeonato de Europa por Equipos, Skara 1980.

Las blancas tienen ventaja en desarrollo y un peón pasado en la columna 'c'. La partida real continuó con 23.d2 que es una jugada con cierta lógica ya que activa el caballo, que desde 'f3' no tiene una clara forma de colaborar en el reforzamiento de la presión. Sin embargo después de 23...c6 24.e4 a5 25.b5 xc4 26.c6 xc6 27.xc6 d8 28.xa7 xa7 29.xc4+ f7 30.xf7+ xf7 31.c7+ g8 32.f1 f5 33.c5 a8 34.a4 los adversarios acordaron tablas.

La posición inicial podía enfocarse con “pensamiento profiláctico” de la siguiente forma: el objetivo de las negras, si les tocara jugar, sería completar su desarrollo desplegando su caballo preferentemente a 'c6' (eventualmente podría ser a 'd7' también), casilla en la cual bloquea eficientemente el peón pasado blanco. Adicionalmente resulta conveniente darse cuenta de que una forma alternativa que tienen las negras de realizar el mismo plan, es jugar primeramente la intermedia f8 atacando la torre negra de forma tal que se le fuerza a abandonar la 6ta horizontal, para posteriormente desarrollar su caballo.

Luego vale la pena valorar las jugadas que evitan que las negras puedan desarrollar el caballo. Necesitamos entonces vulnerar doblemente las casillas 'c6' y 'd7', y además evitar que f8 fuerce a la torre a abandonar la 6ta fila. Esto se logra con 23.b5!, tocando 'c6' y 'd7', y a la vez impidiendo 23…f8

Después 23…♗f8

por el detalle táctico 24.xf6! xf6 25.d5+ seguido de xa8 , con peón de ventaja.

Por tanto lo mejor para las negras parece ser 23...a6 desalojando a la dama blanca de su posición dominante, pero entonces 24.d5!

Después 24.♕d5!

fuerza a las negras a cambiar damas, 24...xd5 y tras 25.cxd5 en el final que se produce las negras siguen enfrentadas al problema de no poder desarrollar su caballo (véase el próximo diagrama).

Después  25.cxd5

Ahora, tanto si las negras cambian torres en la columna 'c', como si quitan la torre de la columna  por ejemplo e8 , quedan en una posición nada envidiable, de clara desventaja, en la cual al problema grave de no poder sacar su caballo se une la fuerza del peón pasado blanco de 'd5'.

Creo que el lector coincidirá conmigo en que es éste un excelente ejemplo de “pensamiento profiláctico” al servicio de quien, desde una posición superior, busca reforzar la presión sobre el adversario.

Ver todas las partidas de este artículo

M.I. José Luis Vilela.


Publicado el , Actualización el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento