La contraruptura

Sadler Matthew | Foto: D.R.
¿ A qué nos referimos cuando hablamos de una ruptura en Ajedrez ? Se trata, básicamente, de un avance de peón que propone un cambio de peones respecto a un peón del adversario.

¿ A qué nos referimos cuando hablamos de una ruptura en Ajedrez ? Se trata, básicamente, de un avance de peón que propone un cambio de peones respecto a un peón del adversario. Unos pocos ejemplos ilustrarán al lector mejor que la descripción con palabras: La Apertura Escocesa se produce tras las jugadas 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.d4; esta última jugada blanca 3.d4 es una ruptura. Otro ejemplo, tras 1.e4 e5 2.f4 tenemos el conocido Gambito de Rey, la jugada 2.f4 es una ruptura. En caso de 1.d4 d5 2.c4 tenemos el Gambito de Dama, la jugada 2.c4 es también una ruptura.

Las formas típicas de reaccionar a estas rupturas que acabamos de mostrar son: 1) cambiar peones 2) mantener la tensión (lo cual permite al jugador que realizó la ruptura elegir entre cambiar, avanzar o continuar manteniendo la tensión). Una variante ligeramente diferente de ruptura es la que se produce tras. 1.e4 e6 2.d4 d5 (Defensa Francesa); la pequeña diferencia está en que aquí las blancas, además de la posibilidad de cambiar o mantener la tensión, también tienen la opción de avanzar 3.e5 .

Pero existe también una forma de reacción a la ruptura, menos tratada de forma explícita en la literatura ajedrecística, que es la contraruptura. ¿Cómo definir la contraruptura? Pues se trata de responder a la ruptura inicial de forma inmediata con otra ruptura, en una de las columnas adyacentes a la operación original. Tal vez el ejemplo más sencillo y conocido que puedo poner es el del famoso Contra-Gambito Falkbeer, que tiene lugar tras las jugadas 1.e4 e5 2.f4 d5. O sea un Gambito del Rey al cual las negras responden, no capturando ni manteniendo la tensión, sino irrumpiendo con una peón propio en una columna adyacente, en este caso la columna d. Otro ejemplo, tras 1.d4 d5 2.c4 e5, tenemos el Contra-Gambito Albin, que viene siendo algo así como la imagen simétrica del Falkbeer, o sea un Gambito de Dama al cual las negras reaccionan con una contraruptura en la columna ¨e¨.

A pesar de que la contraruptura es una reacción menos frecuente y tal vez menos natural que cambiar o mantener la tensión, no son pocos los casos en que se produce, tanto en la apertura como en el medio juego y en el final. Comparto con el lector la siguiente partida del GM británico Matthew Sadler, la cual nos muestra una contraruptura que resulta típica en medio-juegos derivados de aperturas como la Indo-Benoni y la India del Rey.

Sadler,Matthew D (2535) - Brestian,Egon (2460) [A44]                                      Copa de Europa por Equipos, Hilversum 1993

1.d4 c5 2.d5 e5 3.c4 d6

Las negras han planteado una formación de Indo-Benoni cerrada, o sea con el centro bloqueado. Tendrán la opción de desarrollar su alfil de rey a g7 o a e7.

4.c3 g6

Se decantan por el desarrollo vía fianchetto.

5.e4 g7

En este momento es interesante, sin duda, la jugada 5...h6 que busca cambiar el ¨alfil malo¨ de las negras, o sea el alfil que corre por casillas del mismo color que sus peones centrales c5, d6 y e5.

Les muestro un ejemplo que aunque data de hace muchos años, tiene la positiva característica de que los contrincantes son de muy alto nivel:

6.xh6 xh6 7.d2 g4 8.h4 h5 9.d3 f8 10.f3 h6 11.0–0–0 d7 12.f1 g7 13.h3 a6 14.f2 f6 (Las negras quieren evitar a toda costa que las blancas puedan irrumpir en el flanco de rey con g2–g4.) 15.e2 d7 16.fg1 (Insistiendo en la ruptura g2–g4) 16...h7 (En caso de 16...b5 las blancas continuarían de la misma forma 17.g4) 17.g4 hxg4 18.fxg4 g5 (Las negras hacen todo lo posible por bloquear en casillas negras el ataque de su adversario) 19.cd1 (El caballo se dirige hacia f5) 19...f6 20.e3 gxh4 21.f5+ xf5 22.gxf5+ g5 23.xh4 hf7 24.xh8 xh8 25.h1 g8 26.h5 y aunque las blancas están mejor, no es fácil quebrar la defensa de las negras, Vyzmanavin,A. -Vasiukov,E. , Moscú 1981; la partida culminó en tablas tras 53 jugadas, a pesar de que las blancas mantuvieron ventaja hasta el mismo final.

6.e3 f6 7.f3

Las blancas aplican el esquema de desarrollo característico de la Variante Saemisch de la India del Rey.

7...a6 8.d2 c7

Las negras van preparando las condiciones para una eventual ruptura en el flanco de dama con b7–b5.

9.d3 d7 10.ge2 a6

Después de 10...a6

11.a3

Y he aquí que las blancas en vez de, por ejemplo, jugar 11.a4 para dificultar la reacción de las negras, deciden preparar una contraruptura.

11...b5

Aquí está ya la ruptura, típica en estas posiciones.

12.b4!

Después de 12.b4!

Y ahora la contraruptura, que es el tema que nos ocupa. Hay que decir que en este caso, dada la situación concreta de las piezas en el tablero, resulta prácticamente forzado para las negras acceder a los dos cambios de peones propuestos, puesto que tienen muy poco control de la casilla c5 y no pueden darse el lujo de permitir que las blancas jueguen dxc5.

12...cxb4 13.axb4 bxc4

En otro caso las blancas podrían avanzar c4–c5.

14.xc4

Después de 14.♗xc4

He aquí el resultado final de las operaciones llevadas a cabo: han desaparecido los peones ¨b¨ y ¨c¨ de las negras, y ¨a¨ y ¨c¨ de las blancas. Como consecuencia de ello se abrió la columna ¨c¨ y se semi-abrieron las columnas ¨a¨ para las blancas y ¨b¨ para las negras.

También se han abierto diagonales, g1–a7, f1–a6 y e8–a4. Tanto el peón negro de a6 como el blanco de b4 son en principio vulnerables al encontrarse retrasados en columnas semi-abiertas.

¿Cómo evaluar la posición (después de que en la próxima jugada ambos bandos enroquen) ? Las blancas disponen de mayor espacio en el centro y el flanco de dama, dada la posición más avanzada de sus peones b y d. Los dos alfiles blancos tienen mayor actividad que los negros, gracias a las diagonales que se abrieron en el flanco de dama, hacia el cual ambos apuntan. El peón negro de a6 puede ser considerado más débil que el de b4 ( el cual es más fácil de defender en caso de ser atacado). Vale la pena mencionar también que las dos piezas menores del negro en el flanco de rey tienen poca influencia sobre el flanco de dama, están en gran medida apartadas de ese sector en el que se producirán las próximas acciones. Por tanto, resumiendo, puede decirse sin temor a equivocación que las blancas tienen una firme ventaja posicional.

14...0–0 15.0–0 b8

Las negras adoptan una estrategia defensiva. A la par que ataca el peón de b4, la dama negra busca eventualmente colocarse en b7 para mejorar la coordinación de piezas y dar protección adicional al peón de a6. Tal vez desde un punto de vista práctico habría sido preferible intentar contrajuego en el flanco de rey mediante 15...h5 o 15...fe8, para avanzar f7–f5.

16.a4!

A la vez que se defiende b4 se amenaza b6.

16...xa4

16...b5 17.b6 xc4 18.xc4 b5 19.b6 a7 20.ac1±

17.xa4

La ventaja blanca se ha acentuado, su pareja de alfiles es muy fuerte.

17...d7

Pretende obligar a las blancas a desprenderse de uno de sus alfiles mediante b6, pero las blancas pueden evitarlo de forma sencilla.

18.a5! b7 19.c1!

Apuntando a aprovechar la columna abierta, con ideas como d3 seguido de c6. Obsérvese que tras la desaparición del alfil de dama negro la casilla c6 es un importante punto de apoyo para las piezas blancas en la columna ¨c¨.

19...fc8 20.d3 f8

Defendiendo preventivamente el peón de d6.

21.a2!

Refuerza la presión sobre a6.

21...ab8

Es mala 21...xb4? por 22.b1+–

22.a3!

Prematuro sería capturar el peón de a6: 22.xa6? xa6 23.xc8 xc8 24.xa6 xb4 y las negras han dejado atrás las dificultades. Las blancas se disponen ahora a continuar reforzando su posición con c6. La presión se hace insoportable para las negras.

22...d8

El peón de b4 es intocable: 22...xb4? 23.xb4 xb4 24.xa6 ganando.

23.c6 e8 24.a4

Las blancas puedes darse el lujo de gastar un tiempo en defender el peón, pues el peón ¨a¨ de las negras ya está condenado.

24...a5

Desesperación.

25.a6!

Después 25.♗a6!

Lo más fuerte, la dama negra está encerrada.

25...axb4 26.b3 a8 27.c4 b7 28.a7

Las negras abandonaron ante la pérdida de su dama. Una contundente demostración estratégica por parte de Sadler.

1–0

Todas las partidas se encuentran en este artículo.

M.I. José Luis Vilela


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento