Estrategia contradictoria

Simón Alapin
Estrategia contradictoria, se atribuye al destacado ajedrecista lituano Simón Alapin (1856-1923).

Se atribuye al destacado ajedrecista lituano Simón Alapin (1856-1923), luego de 1.e4 c5 -defensa Siciliana-, la jugada 2.c3 con el proyecto de establecer sobre el tablero un centro ideal (e4 - d4); por supuesto que las negras no permiten esto y de alguna manera atacan e4 - el talón de Aquiles de la Apertura de Peón Rey - para siempre crear dificultades.

No exactamente, pero en una variación de este esquema atribuido a Alapin, se desenvuelve el juego que a continuación les ofrecemos, sólo que cuando e4 es atacado, las blancas acuden a Af1 para su defensa, obstruyen así el avance d4, para enseguida ocupar otra diagonal con esta pieza y hasta cambiarla. ¡Toda una estrategia contradictoria!, pero es que semejante a la vida también el ajedrez se transforma constantemente.    

Reykjavik Open 2018 ISL (7.1), 12.03.2018                                                      Blancas: Richard Rapport (2715)                                                                      Negras: Aleksandr Lenderman (2600)                                                                [B40] Apertura: Peón Rey – defensa Siciliana.

1.f3 c5 2.e4 e6 3.c3 f6 4.d3!?

Después de 4.♗d3

Una jugada no muy antigua en la Megabase, la puso en práctica el Maestro Internacional de la entonces Alemania Oriental (RDA) Gerhard Pfeiffer en 1954, gana, y vence de nuevo con ella en 1955; el movimiento defiende e4 y aunque bloquea d4, lo que parece inconveniente, tiene c2 para reubicar luego esta pieza.

Convencional es: 4.e5 d5 5.d4 cxd4 6.cxd4 d6 7.c4 una de las variantes que más encontramos en la práctica magistral, he aquí un desarrollo reciente: 7...c6 8.0–0 e7 9.exd6 xd6 10.c3 0–0 11.b3 d8 12.xd5 exd5 13.e5 xe5 14.f4 g4! 15.xe5 (15.dxe5 g6=) 15...xd1 16.xd6 xd6 17.fxd1 a5 y las negras no están peor: ½–½ (24) Neubauer,M (2432)-Jankovic,A (2575), Austria AUT 2018.

4...c6 5.0–0

5.c2, la idea esbozada, la encontramos en los siguientes ejemplos:

A) 5...c7 6.0–0 d5 7.exd5 xd5 8.d4 cxd4 9.xd4 d7 10.b5 b8 11.c4 db4 12.e4 a6 13.5c3 f5?! (13...e5!?) 14.a3 (14.xf5!±) 14...fxe4 15.xe4 e5 16.bc3± 0–0–0? 17.g5+– 1–0 (52) Savic,M (2503)-Apaydin,F (2232), Veliko Gradiste SRB 2017.

B) 5...d5 6.e5 d7 7.d4 e7 (7...cxd4 la primera partida de la Megabase, a la cual nos referimos antes, siguió: 8.cxd4 b6 9.c3 d7 10.0–0 c4 11.a3 a5 12.b1 b5 13.e2 b4 14.a4 b6 15.a1² 1–0 (65) Pfeiffer,G-Lehmann,H, Wolfratshausen 1954) 8.0–0 b6 9.a3 a6 10.e1 c8 11.b4 cxd4 12.cxd4 c4 13.e3 b5= 1–0 (55) Ponkratov,P (2613)-D'Costa,L (2391), Katowice POL 2017.

5...d5 6.e5 d7 7.b5

Después de 7.♗b5

Y ahora esta pieza va a otra ubicación con el propósito de defender e5 y con una idea estratégica que veremos más adelante. La defensa de e5 7.e1 tiene una acertada respuesta en 7...g5!

Después de 7...g5

juego directo, que pone en peligro a e5, se fundamenta, precisamente, en la ubicación artificial de Ad3 obstruyendo un natural d4 estableciendo una clásica cadena de peones; fue un reconocido Gran Maestro soviético quién empleó la idea, he aquí integra la partida: 8.h3 h5 insistiendo en la amenaza g4

A) 9.g4 hxg4 10.hxg4 f5! 11.gxf5 g4 12.fxe6 dxe5!–+ 13.xe5 (13.xe5 h4–+) 13...f6! la columna h decide la partida en todas las variantes 14.g5 gxf3 y ahora se abre la columna g 15.g6+ e7 16.d4 g8 17.xd5 (17.c2 h6–+) 17...xg6+ 18.f1 xe6–+ 0–1 (18) Gindin,E-Kuzmin,G, Kiev (Ucrania) 1963.

B) reciente tenemos la secuencia 9.b5 g4 10.h2 gxh3 11.g3 b6µ con clara ventaja de las negras: 0–1 (27) Jayakumar,P (1875)-Karthikeyan,M (2585), Bhubaneswar IND 2018; 11...c4! también era fuerte.

Contra la otra defensa de e5, 7.e2 también 7...g5! es una respuesta adecuada, aunque ahora las blancas disponen del cuadro e1 para retirar al Caballo, he aquí ejemplos: 8.b5 g4

A) ahora tenemos 9.e1 jugado en la primera partida de la Megabase con esta posición 9...b6 (9...h5!) 10.a3 h5 11.d3 g7 12.f4 e7 (12...a6) 13.ec2 a6 14.a4 a5 15.b3 c7 16.e3 b6?! (mejor reubicar esta pieza de manera más efectiva 16...b8 17.d4 cxd4 18.cxd4 bc6=; 16...b5!? también era preferible) 17.d2 d7 18.d4 y las blancas lucen algo mejor en el tablero: 1–0 (61) Wolf,V (2320)-Trapl,J (2385), Germany 1992.

B) también se puede cambiar de inmediato el Alfil 9.xc6?! lo que parece peor 9...bxc6 10.e1 b6 11.f4 c4+ 12.h1 h5 13.f5 c5µ con clara ventaja de las negras: 0–1 (36) Fernandez,D (2317)-Needleman,A (2420), Sao Paulo BRA 2004.

7...a6

Veamos otras alternativas de las negras: 7...b6 8.a4 (8.a4 e7 9.d4 0–0 10.c2 f6 11.exf6 xf6 12.dxc5 xc5 con equilibrio aproximado 0–1 (22) Czupor,A (2084)-Mesaros,F (2158), Bad Gleichenberg AUT 2014) 8...c4! excelente jugada que al menos garantiza igualdad 9.d4 cxd3 10.xd3 g6 (eliminar un Alfil con 10...c5! 11.d1 xd3 12.xd3 d7 era simple y bueno para las negras)

A) 11.a3!? g7 (11...c5 12.d1 xd3 13.xd3 g7 14.e3² y se ve mejor a las blancas, ahora con los cuadros negros del segundo jugador un tanto débiles) 12.e3 d8 13.g5 b6 (13...f6?! 14.exf6 xf6 15.h4²) 14.e3 d8 15.g5 sería empate por repetición de jugadas

B) 11.b5? 11...g7 12.e1 c5 13.xc6+ bxc6 14.c2 b5 fue bueno para las negras en: 0–1 (42) Kopmann,R (2320)-Volke,K (2460), Pardubice 1998.

7...e7 8.d4 b6 similar a la salida inmediata de la Dama a este cuadro (8...a6!) 9.a4 (9.a4!?) 9...a6 10.xc6 bxc6 11.a5 b7 (11...c7!³) 12.c4? (12.b3!?) 12...0–0 13.e1 cxd4 14.cxd5 c5 15.d6 d8 16.bd2 d5 17.b3 b8 18.xd5 exd5µ y con sus dos Alfiles y bloque de peones d5–d4–c5 las negras mandan en el tablero, 1–0 (31) Fernandez,D (2505)-L'Ami,A (2306), Reykjavik ISL 2018.

7...a5!? 8.a3 e7 (8...c4! era lo mejor) 9.e1 (9.d3) 9...c4 10.b4 c7 11.d3 cxd3 12.xd3 con definida ventaja de las blancas: 12...a5 (12...a6) 13.b5 b8 14.bxa5 xa5 15.a4 c5 16.c2 d7 17.g5±, 1–0 (24) Bachmann,A (2629)-Beltran Rueda,S (2407), Barcelona ESP 2015.

8.xc6 bxc6 9.d3!

Cuida los cuadros claros, las blancas intentarán limitar la acción de Ac8.

9...e7

Tiene similitud con la partida principal 9...a5 10.c4 e7 11.c3 0–0 12.e1 b6 13.a4 f5?! (13...xa4 14.xa4 d7=)

A)14.exf6! gxf6 15.xb6 xb6 16.h4² (16.h6²)  

B) 14.xb6 xb6 15.b3 h6 (15...a4!) 16.g3 d7 17.a4 e8³ y las negras están muy bien: 0–1 (73) Gaehler,M (2247)-Benkovic,P (2456), Graechen SUI 2009.

10.e1 0–0

10...a5 11.c4 a6 12.b3 a4 13.c3 axb3 14.axb3 0–0 15.a4 c7 16.g5 xg5 17.xg5 h6 18.f3 fb8= con posibilidades equivalentes: ½–½ (38) Pinter,E (2358)-Wallner,J (2365), Viena AUT 2014.

11.c4!

Después de 11.c4

Ahora la idea de las blancas es fijar los peones negros doblados en la columna c y limitar en lo posible a Ac8; la partida antecedente de esta posición continuó: 11.bd2 a5 12.f1 a4 13.g3 a5 14.c2 a6³ y las negras están mejor: 0–1 (39) Pinter,E (2358)-Schwarhofer,C (2310), Viena AUT 2014.

11...f6?!

11...a5!? como vimos en ejemplos expuestos anteriormente, sería un plan de juego natural, pero las negras tienen pretensiones de movilizarse en el centro y flanco Rey que entrañan sus riesgos.

12.exf6 xf6 13.c3 b6 14.a4! xa4

14...dxc4? 15.xb6 xb6 16.dxc4 llevaría a esta horrible estructura de peones a las negras.

15.xa4 d6 16.cxd5!

Después de 16.cxd5

Esta es la jugada que en apariencias no debiera hacerse, ¿por qué solucionar a las negras el problema que representan sus peones doblados en la columna c?

16...cxd5 17.f4

Pero resulta que con el cambio la Dama blanca ganó toda la fila 4 para moverse a la vez que apoyar una jugada de desarrollo y control como ésta, con una amenaza además.

17...b6

17...d7 18.c2 xb2 19.xb2 xf4 20.b6! tenía mejor aspecto para las blancas; 20.ac1! también era de interés.

18.e2 e7?!

Este retroceso innecesario facilita a las blancas progresar en la posición; 18...xb2 19.b1 b5 20.xb5 axb5 21.d6 d8 22.e7 e8 23.xc5 f6 24.d4 era ligeramente mejor para las blancas; 18...a5!? era de considerar para mantener la defensa activamente.

19.e5² b5

19...b4 20.xb4 cxb4 21.c1² llevaría a un final donde las blancas están mejor indiscutiblemente.

20.g4

Después de 20.♕g4

Y el cambio central efectuado en la jugada 16 ha dado sus frutos, las blancas han pasado su Dama al flanco Rey y llevan la ofensiva.

20...f7 21.d1

Necesario para defender d3.

21...f8

21...e8!?

22.h3 e7

Para no debilitar g6 con 22...h6.

23.g3

Y las blancas han hecho una interesante maniobra con su Dama que libera el cuadro g4.

23...d4

De interés era 23...a5!?.

24.h4 h6?

Preferible era 24...b7 25.g5 xg5 26.hxg5 f5± aunque las blancas mantienen la ventaja.

25.h2!+–

Después de 25.♘h2

En esta posición las blancas tienen muchas ventajas: mejores piezas en general que expresan un mayor desarrollo, superior estructura de peones y ataque en el flanco Rey.

25...h5

Para impedir Cg4.

26.g6

La Torre está paralizada, obligada a defender el jaque mate en g7.

26...c4 27.dxc4 xc4 28.c2 d5

Las negras han intentado activarse un poco pero ahora.

29.f3+–

Controla cualquier amenaza y mantiene fácilmente gran ventaja.

29...b7 30.xd4

Fuerte también era 30.c7!; no sirve 30...e4 por la enérgica 31.xf7+! xf7 32.g5++–

30...xa2?

Alejar la Dama tomando un peón, tal vez en busca de contrajuego por la fila 1, no ayuda en nada, pero no eran mucho mejores 30...b5 31.xe6 xf3 32.gxf3 e8 33.c7+–; o bien 30...a5 31.xe6 xf3 32.gxf3 af8 33.d7 e1+ 34.g2+– en ambos casos con decisiva superioridad de las blancas.

31.c7!

También ganaba 31.f4 af8 (31...b1+ 32.h2 af8 33.xf7 xf7 34.c8+! xc8 35.xb1+–) 32.c7 xf3 33.c8 ¡que clavadas!.

31...a1+ 32.h2 xf3 33.f4! af8 34.c8!+–

Después de 34.♖c8

Las Torres negras están sobrecargadas en la defensa.

34...f6 35.xf6 xf6 36.xf6 xc8 37.xg7#

1–0

Todas las partidas se encuentran en este artículo.

MI Gerardo Lebredo Zarragoitia.


Publicado el

Responder a este artículo

Ir arriba ▲
Los socios que tienen un abono válido (despues de los 7 días gratis) pueden comentar los artículos ¡ Abónese !

Los comentarios (0)

  • No hay reacción por el momento